Terror: Llanto de niños se escucha mientras policías gasean frente a clínica infantil en Reitoca, Francisco Morazán

Este día en horas de la mañana policías antimotines sembraron el terror en Reitoca, Francisco Morazán.

En videos difundidos en redes sociales se puede escuchar el llanto de niños mientras tropas de policías gasean intensamente con bombas lacrimógenas las cercanías de una clínica materno infantil.

Defensores de derechos humanos denunciaron que la Policía Nacional allanó ilegalmente viviendas de defensores del medio ambiente del Consejo Indígena Lenca y reprimió a la población de Reitoca.

“Hoy, desde las 5: 30 a.m. miembros de la Policía Nacional realizaron allanamientos violentos e ilegales a viviendas de defensoras y defensores del Consejo Indígena Lenca de Reitoca. Durante los allanamientos, la Policía Nacional derrumbó las puertas de las viviendas, agredió a varias defensoras y detuvieron a cinco defensores”, dice un comunicado emitido por la Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos en Honduras

La denuncia detalla que a la defensora Gissela Rodas le rociaron gas pimienta en el rostro, la empujaron, tirándola al suelo, quebraron su teléfono celular y en esa situación de indefensión “la acosaron sexualmente”.

“La Policía Nacional disparó contra la vivienda de la defensora Faustina Flores y luego la allanaron y detuvieron a su esposo”, prosigue la denuncia.

Muchas personas del pueblo de Reitoca, en respuesta solidaria con sus compañeros detenidos y en denuncia a las acciones policiales, salieron a las calles a protestar, y resultaron heridas y afectadas por la violenta represión de las fuerzas estatales que usaron gran cantidad de bombas lacrimógenas.

“Desde la Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos en Honduras denunciamos la sistemática violación a los derechos humanos de las defensoras y defensores del pueblo lenca de Reitoca, por parte de las fuerzas policiales, quienes ponen al servicio de la industria extractiva toda su maquinaria represiva desde hace varios años cuando la comunidad se organizó para resistir a la hidroeléctrica ilegal sobre el Río Grande”, prosigue el comunicado de la organización de derechos humanos.

“Hacemos un llamado a las organizaciones sociales y de derechos humanos a permanecer pendiente y expresar su solidaridad con el Consejo Indígena Lenca de Reitoca que lucha de manera tenaz por la defensa de su Río Grande y bienes comunes como pueblo indígena que no sólo tiene legitimidad por ser sus históricos pobladores, sino que tiene la legalidad de documentos que datan desde el siglo 18”, finaliza el documento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *