Carlos Cordero sobrevaloró en 4.3 millones la compra de un solo medicamento, según investigación de EL HERALDO

Una investigación de EL HERALDO ha podido corroborar que la obscena fiesta de despilfarro de los fondos públicos nunca se ha detenido en la Comisión Permanente de Contingencias(COPECO) luego de la separación de Gabriel Rubí. Es claro que este se trata de un grave problema institucional mas que de los funcionarios de turno.

La investigación ha revelado que Copeco, dirigida por Carlos Cordero, pagó 23 veces más que la Secretaría de Salud por un fármaco para el tratamiento MAIZ, dejando un perjuicio al Estado de 4.3 millones de lempiras.

En la operación millonaria, Carlos Cordero autorizó pagar hasta 23 veces más de su valor real, por cada tableta de azitromicina de 500 mg en comparación con lo que desembolsó por el mismo medicamento la Secretaría de Salud (Sesal).

Pero eso no es todo, ya que las cláusulas del convenio también fueron modificadas, esto con el fin de aumentar el volumen de la compra, aumentando en varios miles la cantidad de pastillas adquiridas.

Pero por si eso fuera poco, Copeco aceptó en el contrato, comprar a tres precios diferentes el mismo medicamento, pero sin embargo volcó la mayoría de su inversión al más caro.

Es importante anotar que gran parte de la responsabilidad de esta pérdida para el Estado recae sobre el Comisionado Especial de Atención a la Emergencia Covid-19, Lisandro Rosales, quien solicitó al comisionado de Copeco, Carlos Cordero, realizar la compra de medicamentos para conformar el tratamiento MAIZ.

Lisandro Rosales solicitó a Copeco comprar “15,640 frascos de microdacyn, 78,200 tabletas de azitromicina de 500 mg, 78,200 tabletas de ivermectina de 6 mg y 78,200 tabletas de zinc de 50 mg”, pero sin embargo Carlos Cordero decidió aumentar los números de esa compra.

Inicialmente Copeco pactó la adquisición de 18 mil tabletas de azitromicina a un precio unitario de 25 lempiras y 7,000 frascos de Macro C-19 con un precio unitario de 140 lempiras. El costo total ascendía a 1.4 millones de lempiras.

Sin embargo, el contrato fue modificado cuatro días después subiendo el valor de la compra a un poco más de 7.9 millones de lempiras (6.4 millones de lempiras más).

Mientras que en el primer contrato el valor de las pastillas era de 25 lempiras la unidad, en el nuevo acuerdo se pactaron tres precios diferentes y además aumentó la cantidad de tabletas vendidas.

La compra final se detalla de la manera siguiente: “quinientos treinta mil lempiras (L 530,000.00) por la compra de 21,200 tabletas de azitromicina de 500 mg a un precio unitario de veinticinco lempiras (L 25.00); tres millones doscientos setenta y cinco mil lempiras (3,275,000.00) por la compra de 50,000 tabletas de azitromicina de 500 mg a un precio unitario de sesenta y cinco lempiras con cincuenta centavos (L 65.50); y 25,000 tabletas de azitromicina de 500 mg-Medimacrol a un poco menos de un millón de lempiras con un precio unitario de 38.34 lempiras.”

La investigación encontró que “si la compra la hubiera ejecutado la Sesal con su proveedor, solo hubiera gastado 265,512 lempiras por las misma cantidad de tabletas solicitadas” ; sin embargo, Copeco pagó “más de 4.7 millones de lempiras a un precio unitario promedio de 50 lempiras, por un total de 96,200 pastillas de azitromicina de 500 mg.”

De modo que la escandalosa sobrevaloración tan solo en esta compra asciende a 4.3 millones de lempiras.

Fuente: https://www.elheraldo.hn/pais/1405018-466/copeco-compra-medicamento-honduras-maiz

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*