Régimen lanza feroz persecución contra defensores de migrantes que huyen de Honduras

Un grupo organizado de defensores de los derechos de los migrantes en Honduras han denunciado ser víctimas de una feroz persecución por parte del régimen de Juan Orlando Hernández.

Desde la primera caravana de migrantes iniciada el 12 de octubre de 2018 en San Pedro Sula, el Estado hondureño ha desatado una persecución contra defensores de los derechos de estas personas que huyen del país.

Las acciones han incluido capturas y detenciones, deportaciones, expedientes e investigaciones desde el Ministerio Público y el encarcelamiento por un año del defensor Carlos David Ramirez Cuevas.

Carlos es hondureño residente en México donde ha apoyado las caravanas de migrantes desde antes de 2018. En noviembre de 2019 fue capturado junto a su esposa mexicana en la aduana de El Florido cuando salían del país hacia Guatemala, después de visitar a su familia en Copán.

Carlos Ramirez estuvo un año preso en la cárcel de Santa Rosa de Copán acusado de Tráfico de personas. Apenas hace un mes al defensor se le ha permitido defenderse en libertad y su próxima audiencia es el 12 de enero próximo.

Así mismo, debido a informaciones enviadas desde los órganos de seguridad del Estado de Honduras, el licenciado en periodismo Bartolo Antonio Fuentes fue capturado en Guatemala el 16 de octubre de 2018 cuando acompañaba a la primera caravana desde Honduras y después de 4 días de detención fue deportado vía aérea hacia Honduras, a pesar de que su vehículo estaba decomisado en la aduana de Agua Caliente. En el aeropuerto de Tegucigalpa se intentó capturar a Fuentes y enviarlo a una cárcel. Eso lo obligó a huir varios meses fuera del país.

El Estado hondureño mantiene sus intenciones de llevarlo a la cárcel o por lo menos mantener el acoso para disuadirlo de cumplir su labor periodística y defensoría de los derechos humanos a favor de los migrantes. La Fiscalía contra la trata de personas desde el 2018 tiene abierto un expediente e investigación de Bartolo Fuentes por el delito de tráfico de personas.

Bartolo se presentó voluntariamente a declarar y aunque el fiscal encargado del caso prometió cerrarlo hace un año, la investigación la mantienen abierta a pesar de la falta de consistencia de las informaciones presentadas por la inteligencia del Estado como material acusatorio.

En diferentes fechas Bartolo ha sido interrogado cuatro veces por la policía Internacional INTERPOL en el aeropuerto de San Salvador. Debido a una alerta migratoria sin respaldo legal el periodista Fuentes ha sido retenido e interrogado en los aeropuertos de San Pedro Sula, Tegucigalpa, San Salvador y México y aduanas terrestres por lo menos en doce ocasiones al entrar o salir del país.

El migrante Walter Coello que se destacó colaborando y coordinando a sus compañeros durante el recorrido de los cinco mil kilómetros de la caravana desde San pedro Sula hasta Tijuana, México, fue detenido en aquel país. Las autoridades alegaron que tenía una orden de captura en Honduras. Al llegar a su país la orden resultó inexistente y no fue detenido.

Walter regresó a México, pero al cumplir el año las autoridades de migración le pusieron múltiples trabas para renovar su visa humanitaria, documento que le permite permanecer legalmente en el territorio. Tuvo que pelear y ganar recientemente su caso en los tribunales.

Toda la persecución contra los defensores de migrantes la hace la seguridad del Estado de Honduras atendiendo las exigencias de los Estados Unidos para que los gobiernos detengan la migración hacia aquel país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *