¡Que asco!: mas saqueos salen a la luz mientras Rubí y Bográn en casa viendo Netflix

¡Que asco, se está muriendo la gente!, ese grito que enchina la piel, describe perfectamente el repudio que causan las personas que, aprovechando una tragedia, se han enriquecido a costa de la salud y la vida del humilde pueblo hondureño.

Y esque los capítulos que componen la trama del salvaje festín de corrupción desatado en Honduras en plena pandemia parecen estar lejos de llegar a su fin, pues nuevos repugnantes actos de corrupción son revelados casi a diario ante un pueblo que ya perdió la capacidad de sorprenderse.

Y todo esto ocurre mientras Gabriel Rubí y Marco Bográn, los dos principales implicados en el enorme e histórico saqueo al Sistema de Salud, siguen de lo mas cómodos en sus ostentosas mansiones, talvés disfrutando de una entretenida serie en Netflix. La confianza es rebosante, pues en Honduras todo está diseñado para la corrupción y la impunidad.

COPECO:

Este día fue revelado otro “mascarillazo” pero esta vez perpetrado por COPECO, cuando Gabriel Rubí ostentaba el cargo de director de esa institución.

Según una investigación de diario La Prensa, “la sobrevaloración de equipos y materiales médicos y hospitalarios se convirtió en la práctica más común en las instituciones públicas responsables de las compras durante la emergencia sanitaria” .

El equipo de dicho rotativo analizó las compras(solo de mascarillas), realizadas por COPECO entre el 15 de marzo y el 20 de mayo del 2020 y los resultados fueron perturbadores.

El análisis encontró sobrevaloración casi todas las compras, algunas de las cuales fueron infladas hasta en un 50%, dejando millones de lempiras de ganancias a los perpetradores de este brutal saqueo.

La información recabada y analizada “descubrió que Copeco compró 1,263,050 mascarillas a siete empresas por L67.5 millones, sin incluir otros implementos médicos, como guantes, trajes, gafas de protección, termómetros infrarrojos y oxímetros, entre otros” .

Pero un trabajo comparativo permitió concluír que el costo real del total de dichas compras es de 38.3 millones de lempiras, por lo que L29.2 millones fueron desviados al bolsillo de los corruptos.

Invest-H:

Un análisis presentado este día por Radiohrn.hn “concluye que en la actual emergencia por lo menos dos mil millones de lempiras han sido mal empleados, desviados o defraudados por Inversiones Estratégicas de Honduras (Invest-H)” .

Esa enorme cantidad de dinero habría sido desviada a través de sobrevaloraciones en la compra de hospitales móviles, ventiladores mecánicos, mascarillas, pruebas PCR, entre otros insumos médicos que el Ejecutivo de Juan Orlando Hernández autorizó comprar a través de esa institución.

El informe dice que “todas estas operaciones tienen ribetes de escándalo, porque son compras sobrevaloradas, irregulares y, en general, con indicios de negligencia y corrupción” .

Según una investigación del Consejo Nacional Anticorrupción(CNA), solo en la compra de los hospitales móviles se identificó una sobrevaloración de unos 800 millones de lempiras

Mientras que en la segunda mitad de junio, también el CNA denunció irregularidades en la adquisición de un lote de ventiladores mecánicos que fueron negociados con tres sociedades que recibieron por adelantado el 80 por ciento de la suma pactada de 600 millones de lempiras.

A estos actos irregulares hay que agregar la compra de 800 mil mascarillas que no reunían los requisitos para brindar seguridad al personal de salud, resultando en el contagio de cientos de médicos, enfermeras, entre otros profesionales de salud. Varios de ellos murieron.

En total, el informe concluye que el perjuicio al dinero del pueblo hondureño asciende a unos 2 mil millones de lempiras en las compras irregulares hechas por Invest-H.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *