Policías siembran el terror bajo el toque de queda en Honduras: ciudadano es agredido dentro de su negocio en SPS

Cuando el reloj marca las 9 de la noche, los pobladores de las distintas ciudades, aldeas y caseríos de Honduras, llenos de temor se apresuran a encerrarse en sus hogares, pues a partir de esa hora no hay garantías constitucionales en el país, producto de un toque de queda nocturno decretado supuestamente para evitar la propagación de la pandemia.

En muchos casos, cuando los ciudadanos son encontrados violando el toque de queda, se resisten a ser arrestados, pues es de sobra conocido que las fuerzas del orden orlandistas torturan, violan, raptan y matan impunemente, lo cual ya ha sido denunciado por diversas organizaciones internacionales, e incluso, recientemente, por miembros del Senado de los Estados Unidos de América.

En las últimas horas se ha difundido un video donde se observa uno de los muchos abusos cometidos por los uniformados al servicio del régimen de Juan Orlando Hernández. En esta ocasión, varios agentes estatales ingresaron a un negocio de venta de comida en San Pedro Sula y agredieron en su interior al propietario del local.

Recientemente fue presentado en el Senado de los Estados Unidos un proyecto de ley que busca suspender la ayuda en materia de seguridad a Honduras, debido a la violación sistemática de derechos humanos por parte de la Policía Nacional y Fuerzas Armadas.

El documento de la propuesta de ley dice lo siguiente:

El Departamento de Estado de los Estados Unidos, organismos internacionales de Derechos Humanos y numerosos grupos de monitoreo han reportado que la policía y fuerzas militares de Honduras cometen violaciones de Derechos Humanos con impunidad, incluyendo asesinatos extrajudiciales, tortura, y uso innecesario de la fuerza y armamento letal en contra de protestantes y personas alrededor de las protestas.

Individuos con antecedentes documentados de haber cometido violaciones de Derechos Humanos y con vínculos al narcotráfico siguen en posiciones de alto rango dentro de la policía y fuerzas militares de Honduras, y pocos de los casos alegados de abusos de Derechos Humanos perpetrados por personal de la policía y fuerzas militares son procesados o enjuiciados en corte.

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y la Comisión Inter Americana de Derechos Humanos han documentado el uso de detenciones arbitrarias, desapariciones forzadas y procedimientos judiciales especiosos para criminalizar activistas indígenas, de Derechos Humanos y derechos del Medio Ambiente, periodistas, la oposición política y otros, incluyendo:

Miembros del Comité Municipal de Tocoa por la Defensa de los Bienes Comunes y Públicos, quienes están detenidos desde Septiembre de 2019 esperando juicio, después de su protesta en contra de una concesión minera ilegal que afectó los ríos Guapinol y San Pedro;

Cuatro Afro-indígenas, defensores del territorio Garífuna, quienes fueron secuestrados de sus hogares el 18 de Julio de 2020, y según reportes fueron obligados a punta de armas a subir vehículos sin placas, por hombres armados con uniformes de la policía, sin orden judicial y quienes siguen desaparecidos forzosamente;

La legisladora de la oposición política, María Luisa Borjas, quien el 21 de Julio del 2020, fue condenada por difamación y sentenciada a casi tres años de prisión por haber nombrado al presidente del banco Ficohsa, Camilo Atala, como autor intelectual del asesinato de la activista de derechos indígenas y ambientales, Berta Cáceres en 2016.

La denigración y criminalización de actores de la sociedad civil y defensores de los derechos humanos por las autoridades hondureñas han continuado sin cesar, bajo el pretexto del combate a la pandemia.

El 16 de Marzo de 2020, el Gobierno de Honduras notificó a la Organización de los Estados Americanos de la suspensión del cumplimiento de sus obligaciones adquiridas en la Convención Americana de Derechos Humanos, y suspendió nueve garantías constitucionales, incluyendo los derechos a la Libertad de reunión y expresión; este último fue restaurado después del clamor internacional.

Por lo menos 34,000 ciudadanos han sido detenidos por violar el toque de queda y restricciones de la cuarentena nacional, y periodistas y defensores de derechos humanos han sido impedidos en sus esfuerzos de reportar y documentar abusos de Derechos Humanos durante la pandemia.

2 comentario en “Policías siembran el terror bajo el toque de queda en Honduras: ciudadano es agredido dentro de su negocio en SPS

  1. Mientras tanto los delincuentes circulan alegremente, sin ninguna molestia cuando no andan protegidos por agentes de policía. Eso llaman luchar contra el covid-19, prevención. Pobre pueblo. A la desgracia de la epidemia se suman la corrupción, el robo institucional y la violencia de quienes por ley deben protegerle.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *