Policías habrían golpeado hasta la muerte a anciano de 74 años en Honduras

Ante el reciente asesinato de la joven Keyla Martínez en una celda policial, los altos mandos de la Policía Nacional, así como los miembros de la Comisión Depuradora argumentan que no se debe juzgar a la institución por hechos criminales aislados, sin embargo los casos de abusos, desapariciones forzadas, torturas y asesinatos a manos de agentes del orden ocurren con mucha frecuencia en Honduras.

Uno de esos casos ocurrió en la comunidad de Trascerros, municipio de Nueva Frontera, Santa Bárbara, el pasado 3 de agosto del 2020, donde vecinos denunciaron a los miembros de la policia del sector, quienes dieron detención al ciudadano Rufino Portillo de 74 años de edad.

Portillo fue llevado a una celda de la posta policial del sector, donde, segun manifiestan los familiares, lo golpearon y torturaron cruelmente hasta dejarlo en estado grave y posteriormente fue sacado y llevado a una clínica de la localidad de San Marcos, donde finalmente perdió la vida.

Segun el relato de uno de sus parientes, a don Rufino Portillo López lo capturaron varios agentes de la policía asignados al municipio de Nueva Frontera, Santa Bárbara la noche del lunes 3 de Agosto, debido a que lo encontraron en la calle en pleno toque de queda.

El anciano fue subido a la patrulla sin oponer resistencia y los policías expresaron a su familia que solo lo tendrían 24 horas en la posta de Trascerros, pero tiempo después recibieron una llamada donde les comunicaron que se encontraba internado en una clínica.

Según el relato, un agente asignado al sector llamó a un familiar argumentando que el señor se había puesto mal de salud, pero que no se preocupara porque ellos ya le habían dado los primeros auxilios. Él fue internado en la clínica materno infantil de San Marcos, Santa Bárbara, donde posteriormente perdió la vida.

Al ser entregado a sus familiares el cuerpo sin vida, este tenía claros signos de tortura y maltrato físico.

Lo último que se supo de los agentes involucrados, es que permanecían activos y solo fueron trasladados a otra posta policial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *