Niños hambrientos en Honduras piden comida y reciben bombas lacrimógenas

Mientras el hambre arrecia, familias en situación de calamidad han comenzado a tomarse vías públicas en Honduras para exigir entrega de alimentos por parte del gobierno.

La situación no puede ser peor, muchas personas aseguran que llevan mas de 12 horas sin ingerir alimentos, mientras acusan a las autoridades de entregar solo a simpatizantes del partido de gobierno las pocas ayudas alimenticias distribuídas por el Estado.

Este día, en una protesta realizada en la Colonia Alemania, en la ciudad de El Progreso, Yoro, varias familias que reclamaban las ayudas gubernamentales fueron reprimidas salvajemente por funcionarios de seguridad del Estado quienes les lanzaron decenas de bombas lacrimógenas sin importarles que había una gran cantidad de niños en el lugar.

Los vecinos reportaron a un medio de comunicación que los gases asfixiantes invadieron todas las casas del sector, donde viven muchas personas de la tercera edad que se vieron fuertemente afectados en su sistema respiratorio.

Cuando terminó la «gaseada» y las autoridades se retiraron, las familias presentes decidieron hacer una peculiar protesta, simulando un guiso al que arrojaron los cartuchos de las mencionadas bombas.

«Esta es la comida que nos dieron este día», decía una madre angustiada.

«Tenemos hambre, por eso estamos aquí y nos declaramos en calamidad doméstica porque ya no tenemos comida en nuestras casas, los niños ya no soportan de tanto aguantar hambre», reclamó.

Mientras que otro ciudadano exclamó que «del aire no vamos a vivir nosotros, el presidente como tiene todo el en su casa con su familia…mire la sopa que estamos haciendo aquí, de puras bombas, eso es lo único que nos han mandado».

«Ese dinero lo hubieran invertido en comida para los pobres, en vez de mal gastarlo en eso», reclamó otra ciudadana mientras señalaba las bombas.

Las personas presentes aseguraron que los policías «tigres» que realizaron la represión lanzaron unas 35 bombas lacrimógenas en el lugar por lo que toda la colonia fue inundada con los gases.

«Esto es vergonzoso que las autoridades en vez de mandarnos el alimento que estamos necesitando, nos están lanzando bombas, da mucha pena y dolor esto», dijo una madre de familia.

Otra habitante del lugar aseguró que dos de sus hijas estuvieron a punto de morir asfixiadas por los gases, por lo que tuvo que sacarlas rápidamente del lugar al encontrarlas desmayadas, para poder reanimarlas.

Varios niños de entre 10 y 12 años aseguraron tener casi 24 horas sin ingerir alimentos.

Honduras, uno de los países mas pobres de Latinoamérica, lleva ya cuatro semanas en confinamiento obligatorio de sus ciudadanos debido a la pandemia del Covid-19; el régimen que actualmente gobierna al país, señalado por su desbordante corrupción, ha aprobado unos 80 mil millones de lempiras para hacerle frente a la pandemia y a sus efectos económicos, sin embargo, en los últimos días se han revelado una gran cantidad de actos de corrupción, lo cual ha evidenciado que una gran cantidad de estos recursos están siendo saqueados.

2 comentario en “Niños hambrientos en Honduras piden comida y reciben bombas lacrimógenas

  1. Hacer no solo un llamado a este Presidente pidiéndole por lo menos tenga piedad por sus compatriotas que abra los almacenes de alimentos que alimente al pueblo por lo menos en tiempos de pandemia que se apiade de su pueblo al cual no ha dejado de darle duro.
    Duro golpes de hambre a la población indefensa dentro de una represión ilimitada sin importarle la opinión publica.
    Si no se apiada del pueblo que oprime por lo menos a través de los medios de comunicación pedirle abra las reservas de agua para que evite la difusión de la colera donde no hay servicios públicos, no se repita dentro de la pandemia también la colera.
    Siendo un pueblo humilde analfabeto que no use los mecanismos de la gente oprimida como excusa para llamarlos rateros, embusteros, usando todo tipo de excusas para estafar al pueblo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *