Portada » Nasralla acusa a Maldonado y a Chano Rivera de trabajar para el crimen organizado con sus canales de televisión

Nasralla acusa a Maldonado y a Chano Rivera de trabajar para el crimen organizado con sus canales de televisión

El candidato presidencial Salvador Nasralla acusó públicamente a Eduardo Maldonado y a “Chano” Rivera de trabajar para el crimen organizado con sus canales de televisión.

Las declaraciones del político opositor se dieron durante una entrevista para el canal Q’hubo TV, propiedad de Mario “Chano” Rivera Callejas, hermano del diputado nacionalista “Toño” Rivera Callejas.

Sobre el canal Q’hubo TV, Nasralla afirmó que “ahí hay acciones de Juan Orlando Hernández y del crimen organizado“.

Luego que el periodista de ese canal lo cuestionó sobre sus cambios de postura en la política, Nasralla respondió que eso es falso y corresponde a una estrategia en su contra montada por el Partido Nacional.

“Yo nunca he dejado de decir que este canal(Q’hubo TV) y HCH son de los delincuentes. Siempre he dicho que Juan Orlando Hernández y Ebal Díaz son delincuentes y lo seguiré diciendo”, señaló “el señor de la televisión”.

Recientemente el ingeniero Salvador Nasralla hizo fuertes declaraciones contra el canal Hable Como Habla(HCH) de Eduardo Napoleón Maldonado, asegurando que dicho medio de comunicación pertenece, en un buen porcentaje, a los narcotraficantes.

Los señalamientos de Nasralla se dieron en medio de una entrevista para ese canal, la cual era realizada por Ariela Cáceres y Alex Cáceres, quienes reaccionaron molestos por los señalamientos del político.

“Es delicado lo que usted está diciendo y este canal no tiene sociedades, hay un único dueño que se llama Eduardo Maldonado”, respondió Ariela.

“Lo que usted dijo lo tiene que demostrar en tribunales”, dijo por su parte Alex Cáceres.

Sin embargo esas amenazas no asustaron a Nasralla, quien volvió a arremeter contra dicho canal. “querida y querido, el 50% de ese canal pertenece a los narcotraficantes, acéptenlo, ¿o no lo saben?”, les dijo Nasralla a los periodistas.