Luego de exonerar a las ZEDE, aumentarán hasta 200% impuestos a la ropa usada importada a Honduras

El régimen hondureño impondrá un duro golpe a los más desposeídos del país con un fuerte incremento a los impuestos por importación de ropa usada. El costo de las prendas de vestir “del bulto” podría diplicarse o hasta triplicarse.

La nueva medida impositiva buscaría que los más pobres carguen con las consecuencias de un Estado saqueado hasta la médula por algunos de los políticos y empresarios más corruptos que se hayan visto en la historia reciente de Honduras.

Cabe decir que este 24 de mayo fue aprobada una reforma a la ley de las ZEDE, que otorga una serie de beneficios fiscales a los inversores.

La iniciativa fue llevada al Congreso por el ministro de la Presidencia, Ebal Díaz, por instrucción directa del gobernante Juan Orlando Hernández. Con la reforma aprobada , los empresarios que operen en las ZEDE pagarán una “tasa cero” de impuestos por la compra o adquisición de insumos, bienes o servicios en el mercado nacional. Este beneficio se sumará a otros ya establecidos anteriormente.

Golpe a los más pobres

Según una denuncia realizada por el portavoz de la Asociación de Importadores de Ropa Usada de Honduras, Elías Coto, el nuevo ‘trancazo’ a la economía del pueblo hondureño se aplicará a partir del 1 de junio.

El incremento impositivo, que rondaría el 20o%, representará además un serio peligro de quiebra para las empresas que se dedican al rubro. Los emprendedores ya están en serios aprietos por la crisis económica derivada de la pandemia.

Según explicó Coto, desde el 2012 los importadores y el Estado concretaron un acuerdo para que se valorara la libra del producto sin importar el valor al que había sido adquirido en los Estados Unidos.

No obstante, según manifestó el portavoz, el convenio será derogado. La decisión se tomó sin consensuar con los microempresarios, mucho menos con el pueblo hondureño.

La circular que autoriza el pago de los nuevos impuestos fue emitida el pasado 18 de mayo, aunque oficialmente no se ha informado a cuánto se elevará el cobro de impuestos a la libra de ropa usada.

‘Lo que el gobierno quiere es duplicar o triplicar los impuestos de la ropa usada, lo que sería algo terrible para la gente desposeída’, manifestó el vocero.

Como resultado, un pieza que tenía un precio de 30 lempiras podría llegar a costar de 60 a 90 lempiras, detalló Coto.

“Será imposible para las personas poder vestirse decentemente porque los impuestos son tan exagerados, un 200 por ciento aproximadamente”, dijo.

La nueva medida también pone en peligro a unos cinco mil microempresarios a nivel nacional que se dedican al rubro, con un promedio de cinco empleados cada uno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *