JOH concede pedido de “pisto” de pastor señalado de defraudar 2 millones al Estado de Honduras

El jefe del régimen nacionalista Juan Orlando Hernández, como era de esperarse, ve a bien desembolsar los fondos solicitados por la Confraternidad Evangélica para pagar un bono mensual a pastores agremiados.

Es de señalar que la Confraternidad Evangélica ha sido una fuerte aliada del inquilino de Casa Presidencial, presta siempre a tratar de lavar su imagen ante los constantes señalamientos de actos de corrupción y vínculos con el narcotráfico. Incluso hace unos meses enviaron una carta a Nueva York pidiendo clemencia para su hermano, el narcotraficante Juan Antonio “Tony” Hernández.

El astuto jefe del régimen sabe que un muy alto porcentaje de la población, aproximadamente el 90%, es creyente en Honduras y la religión mayoritaria es el Cristianismo, el 89% de su población lo profesa. Sin duda la religión es una arma infalible de control de la población por lo que JOH está siempre dispuesto a cumplir cualquier capricho de los religiosos de la cúpula cristiana.

El día de ayer, ante la ola de críticas y posturas generadas por la iniciativa de dotar a los líderes religiosos con un bono gubernamental, Juan Orlando Hernández trató de victimizar a los religiosos asegurando que “uno se da cuenta que no tienen salario esas personas. No tienen medicinas, no tienen seguros, no tienen nada”

Líder religioso señalado de enriquecimiento ilícito:

Es de señalar que el autor de esta iniciativa, el presidente de la Confraternidad Evangélica, Oswaldo Canales, quien fue coordinador del Consejo Nacional Anticorrupción (CNA), actualmente es objeto de investigación por supuestamente haber cobrado dos millones de lempiras al Estado por un trabajo que nunca realizó.

El religioso fue reparado por el Tribunal Superior de Cuentas (TSC) por más de dos millones de lempiras ya que fue contratado como asesor en un programa estatal sin cumplir con los requisitos que exige la ley.

Los detalles de la denuncia se encuentran en el documento 006-2014-DGSD-PROADES-SGJ-SEIP-A, efectuado a la Secretaría del Interior -hoy Gobernación y Justicia- , el cual establece que el pastor evangélico con dentidad 1804-1958-01571 quien fue contratado «como Asesor para la Elaboración de Políticas Públicas y Descentralización por el período 2011 y del 02 de enero al 31 de diciembre de 2012» sin haber observado las disposiciones legales para acceder al referido cargo.

«Según contratos de prestación de servicios profesionales suscritos por el Señor José Oswaldo Canales y el Secretario de Estado, Carlos Áfrico Madrid Hart, en la cláusula tercera párrafo final se estableció que debía presentar un informe mensual de actividades y en la cláusula séptima del contrato inciso a) establecía el horario de Lunes a Viernes de 09:00 am a 05:00 pm; sin embargo, en ningún pago se encontró el informe de actividades realizadas en el mes, ni el registro de asistencia en el sistema biométrico u otro registro. Por lo que no se tiene ninguna evidencia del trabajo realizado», señala el informe.

El documento además señala que «los contratos de prestación de servicios profesionales suscritos por el señor Canales establecen que es Abogado, sin embargo en la hoja de vida que se encontró en el pago del mes de noviembre de 2011 se menciona que es Licenciado en Ciencias Comerciales egresado de la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán (UPNFM), por lo que al hacer investigaciones en la Universidad referida se constató que esta persona no es egresado de la carrera señalada según oficio N° 446-R-2016 de fecha 17 de octubre de 2016, firmada por el M.A.E David Orlando Marín López, Rector de la UPNFM».

El sindicado, según consta en la documentación, apenas cursó en la referida universidad tres clases y nunca accedió al grado académico que constan en los expedientes del TSC.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *