Interponen formal denuncia contra pastor “Tigo Money” por engañar y exponer la vida de sus feligreses

El abogado Carlos Eduardo Coello Zúñiga ha interpuesto una denuncia formal contra el pastor Jorge suazo, del Centro Cristiano Renovación Internacional(CCRI), por engañar y atentar contra la vida de su feligresía en esta pandemia, además por violación de todos los artículos del Gobierno de la República y de SINAGER.

La denuncia alega que desde el inicio de la pandemia, el pastor Jorge Suazo nunca dejó de dar cultos presenciales y “amenazaba a sus feligreses” para que no faltaran.

Además señala que Suazo ha “engañado falsamente en redes sociales y en ciertos medios locales de que la cura del Covid-19 es la ofrenda o diezmar. Piniendo la vida y estabilidad económica de varios de sus feligreses en peligro.”

También establece la denuncia que el pastor ha realizado cultos toda la semana, incluyendo sábados y domingos, días en que nadie circula en territorio nacional.

El documento de la denuncia también dice que Jorge Suazo hace juramentaciones de jerarquías falsas y además predica y engaña a la feligresía con evangelios y doctrinas falsas, usando chantajes y mañas dudosas.

Hace unas semanas, trascendió un vídeo donde el “apóstol” Jorge Suazo, líder del Centro Cristiano Renovación Internacional, aseguraba que para obtener la cura del COVID-19, sus fieles debían hacer sus respectivas ofrendas vía Tigo Money.

«¿Sabe qué detiene una plaga?, preguntó el autoproclamado apóstol a sus fieles.

«La ofrenda que presentamos delante de Dios» , agrega enseguida. «Una ofrenda, un sacrificio que presentamos delante de Dios hace que cesen las plagas y las pandemias» , aseguró.

Suazo además dijo que seguro muchos lo criticarán de «apóstol mercantilista» , sin embargo, asegura que el mandato de pedir ofrenda está escrito en ‘la palabra’ . «No te enojes conmigo, enójate con Dios» , argumenta.

Acto seguido el religioso procede a explicar a sus fieles el procedimiento para enviar sus ofrendas para obtener una oración que los cure del terrible virus.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *