Honduras: personal de salud está muriendo mientras funcionarios despilfarran los recursos

Este día se confirmó la muerte de una enfermera que estaba hospitalizada en la sala de Covid-19 del Seguro Social en San Pedro Sula anunció el Doctor, Omar Jananía.

La enfermera se habría contagiado con el coronavirus desde hace 20 días durante una atención médica realizada en el Hospital Mario Catarino Rivas.

“Es una de las personas de un grupo que se comenzó a contaminar en el Catarino Rivas. Todavía tenemos un ginecólogo que está hospitalizado en el área de intermedia de cuidados intensivos y que todavía no ha podido salir de esa unidad porque tiene dificultades respiratorias y unos procesos inflamatorios pulmonares”, declaró Jananía.

Jaranía además informó que en ese centro médico hay otros cuatro médicos internados, uno en cuidados intensivos y tres en la sala de intermedios

Esta muerte se suma a la de la Doctora Denise Roxana Murillo Martínez en el hospital Leonardo Martínez, a causa del coronavirus.

«Quédese en casa. Si tiene poca comida, tome agua. Es preferible aguantar un poquito de hambre y así nos conectamos con Jesús en los 40 días en el desierto. Sí, estamos en cuaresma. Él aguantó hambre, frío, y calor. Sed de amor nuestro. Así que vamos, no se desanime. Hacer esas grandes filas te expone», publicó la doctora Murillo antes de morir.

Funcionarios hacen mal uso de los recursos:

Mientras tanto, el ministro de Copeco, Gabriel Rubí, ha sido fuertemente cuestionado por comprar mesas de comedor, televisores, percoladoras, dispensadores de agua y mesas de noche, entre otros artículos, con el dinero destinado a la emergencia.

Además hay camas unipersonales, sillas, mesas plegables, y escritorios de madera, bienes que, según algunos sectores, no van de acuerdo a la crisis que vive el país.

Además los precios de estos artículos fueron inflados según investigaciones realizadas por el CNA y FOSDEH.

«Esas compras no van de acuerdo a la necesidad de este momento, pero ellos pueden justificar diciendo que los televisores serán utilizados como monitores y que las mesas de noches estarán en los hospitales que están acondicionando», dijo el CNA

«Tenemos que esperar que el gobierno justifique las compras, pero sí, percoladoras y televisores (otros artículos más) parece que no son necesarios en estos momentos. Hicimos solicitudes de compras para tener más información», añadió.

Aparte de Copeco, otras secretarías han sido señaladas de estar haciendo un mal uso de los recursos, como Invest-H y la Secretaría de Salud, investigados por sobrevaloración en las compras para la emergencia.

Activistas políticos convertidos en empresarios de la Salud:

La ciudadanía ha hecho muchas denuncias de que activistas políticos se habrian convertido de la noche a la mañama en comerciantes de insumos médicos.

Ciudadanos han denunciado en redes sociales que pese a las constantes denuncias del personal de salud, de no contar con el material de protección adecuada, y de no recibir suficientes insumos, en algunas residenciales, casas particulares se han convertido en especies de bodegas clandestinas, dónde activistas del partido nacional, descargan camiones del gobierno, cargados de insumos como ser mascarillas, guantes, desinfectantes, gel antibacterial, batas, y otros materiales, que comercializan públicamente en las redes sociales.

Personal de salud se protege como puede:

Hace unos días, la Presidenta del Colegio Médico de Honduras, Suyapa Figueroa, tuvo que presentar un recurso de amparo ante la Sala Constitucional del Poder Judicial ante la falta del equipo de protección de bioseguridad del personal médico.

«Se tuvo que tomar acciones porque es increíble que no tenemos el equipo de protección necesario. Todavía no estamos en la etapa crítica de esta pandemia y ya no tenemos protección. Qué espera, que los doctores, enfermeras y personal de limpieza se contagie para que nos doten del equipo», declaró la Doctora.

«Han sido negligentes. Compran lo que quieren porque tienen el dinero, no lo hacen de acuerdo a la necesidad del momento. Necesitamos el equipo de bioseguridad, esas son compras de emergencia, no los televisores y otras cosas», denunció.

Figueroa reveló que, debido a que el gobierno no les está entregando los insumos de bioseguridad necesarios, el personal médico se está viendo en la necesidad de exponer al sol las mascarillas N95 como medida de desinfección para luego reutilizarlas.

«Ponemos las mascarillas en el tablero de nuestros carros para que el sol las desinfecte, aunque sabemos que no está comprobado su efectividad», reveló. «La transparencia es buena, pero aquí es a medias, no dan procedencia de nada y hasta ahora no ha entregado nada», aseguró la galena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *