“Hago un llamado a resistir, así como se resiste la pintura del puente a ser borrada”

Los actos de corrupción, negligencias, abusos y violaciones a los Derechos Humanos de parte del régimen orlandista siguen a la orden del día. La pandemia no detuvo la avaricia y las ansias de poder de los opresores que por la fuerza se han instaurado en Honduras, convirtiendo a la otrora próspera nación en un remedo de país, un circo diario, en el país mas pobre de Latinoamérica, según dijo la SEPAL en su último informe, y eso que aún no empezaba la pandemia.

Compra de equipos médicos inservibles, medicamentos sobrevalorados, contratos amañados, carpas de millones de lempiras, médicos engañados con mascarillas inadecuadas, hospitales que resultaron ser triajes ¡sobrevalorados en 800 millones de lempiras! Pérdida de un cuarto de millón de pruebas para Covid-19 compradas con dinero del pueblo, médicos despedidos y otros capturados por denunciar la terrible negligencia del Estado. Son solo algunos de los actos criminales cometidos en plena pandemia contra el noble pueblo hondureño.

En una entrevista a varios medios de comunicación, la Presidenta del Colegio Médico, Suyapa Figueroa, dijo que en Honduras se está ejerciendo un «terrorismo de Estado» , pues se están perdiendo vidas debido a la mala gestión de los recursos del pueblo hondureño.

«Definitivamente en cada uno de estos actos, de los cuales ya ni nos sorprendemos, en cada uno de ellos ha habido un supuesto ‘error’, pero ya no son errorres, esta incapacidad manifiesta es un atentado contra el pueblo hondureño, ya no es robo, es un atentado, es terrorismo de Estado» , dijo contundentemente la galena.

Una pregunta que se niega a ser borrada:

Luego de viralizarse en el plano virtual, hay una pregunta que ha comenzado a ser manifestada con fuerza en el ámbito real, pues los hondureños, gimiendo de indignación, han decidido que escribirán La Pregunta en los cuatro puntos cardinales hasta que sea respondida.

“¿Dónde está el dinero?”, pregunta sencilla pero directa, una interrogante que golpea en la llaga de la culpa a aquellos que saben que cometieron un aberrante crimen al robarse el dinero del pueblo en el peor momento de la historia.

El ahora llamado “puente de la indignación” se ha convertido en el símbolo de esta protesta, allí donde fueron escritas esas enormes letras blancas que se niegan a ser borradas.

“Con agua y diluyente probablemente laven el rótulo , pero no nos pueden borrar la impresión que deja la corrupción en nuestra consciencia .
¿Creen que lavarán el rótulo así como lavan el dinero?” , les preguntó la Doctora a aquellos que sienten vergüenza de ver esas letras escritas sobre el puente.

Y como un recordatorio de que la esperanza aún no ha muerto, y que el cambio está cada vez mas cerca, la galena lanza este corto, pero poderoso mensaje: “hago un llamado a resistir. Así como se resiste la pintura del puente a ser borrada.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *