Guardaespaldas de Pepe Lobo entregó armas a Geovanny Fuentes, según documentos de la Fiscalía de Nueva York

Documentos judiciales presentados por fiscales del Distrito Sur de Nueva York relatan que Geovanny Fuentes Ramírez fue socio durante mucho tiempo en el tráfico de drogas de un asesino llamado Melvin Sanders(“CC-1”), a quien Fuentes conocía desde al menos el año 2003. Para 2009, ellos estaban operando un laboratorio de cocaína ubicado en Cerro Negro, Omoa, una zona montañosa en el departamento de Cortés, al noroeste de Honduras.

Ellos necesitaban socios en el tráfico de drogas para ayudar a financiar esas operaciones, fue así como Fuentes Ramírez y CC-1 forjaron una relación de narcotráfico con Devis Leonel y Javier Rivera Maradiaga, exlíderes de una violenta y prolífica organización de narcotráfico en
Honduras conocida como Los Cachiros, quienes ahora son testigos cooperantes.

Aproximadamente en 2010, CC-1 se reunió con Devis Leonel Rivera para convencerlo de que comenzara a trabajar con él y Fuentes Ramírez, ya que estaban operando un laboratorio de cocaína y estaban sobornando a miembros de alto rango de la Policía Nacional hondureña en relación con esas actividades.

Varios días después, Fuentes Ramírez se reunió con Devis Leonel Rivera, CC-1 y uno de sus trabajadores en una gasolinera propiedad de Leonel Rivera en Omoa, Cortés.

Fuentes Ramírez llegó a la reunión en un sedán rojo, armado con una pistola en la cintura y con dos rifles de asalto en el asiento trasero. Leonel Rivera y CC-1 ingresaron a su auto. Fuentes Ramírez le dijo a Leonel Rivera que obtuvo los
rifles de alguien en el ejército que iba a estar en el destacamento de seguridad del recientemente electo “CC-2” (Porfirio “Pepe” Lobo Sosa) quien fue elegido presidente en noviembre de 2009.

Cabe señalar que en el juicio llevado a cabo contra Tony Hernández en octubre del 2019, CC-2(Pepe Lobo) y CC-4(Juan Orlando Hernández) fueron señalados de recibir millones de dólares de ingresos del narcotráfico y, a cambio, prometieron a los narcotraficantes protección contra fiscales, fuerzas del orden y (más tarde) extradición a los Estados Unidos.

Durante la reunión, cuando Fuentes Ramírez se refirió a que recibió armas del guardaespaldas de CC-2(Pepe Lobo), también le explicó a Leonel Rivera que había estado recibiendo aproximadamente de dos a cinco kilogramos de cocaína por mes en Miami enviados por CC-1; la droga fue transportada en los neumáticos de los aviones que partían de San Pedro Sula, Honduras a Miami; luego vendió la droga en nombre de CC-1.

Fuentes Ramírez también ofreció sus servicios a Los Cachiros, explicando que tenía relaciones cercanas con miembros de alto rango de la Policía Nacional hondureña, incluidos dos agentes de policía (“CC-3”) y otro jefe de policía en la zona, a quien estaba sobornando para obtener información y asistencia para proteger cargas de droga así como su laboratorio.

Fuentes Ramírez también solicitó apoyo económico a los Cachiros para su laboratorio de cocaína, que a partir de 2010 estaba produciendo aproximadamente de 200 a 300 kilogramos de cocaína por mes y estaba custodiado por aproximadamente una docena de hombres armados con rifles de asalto, incluidos AK-47 y AR-15.

Leonel Rivera proporcionó a Fuentes Ramírez aproximadamente $ 65,000 en la reunión y, a cambio, Fuentes Ramírez le entregó a Rivera su sedán rojo y, más tarde, un todoterreno.

Fuentes Ramírez también dijo durante la reunión que uno de los miembros de su familia estaba enfermo y solicitó dinero para ayudar con los gastos. Como resultado, Leonel Rivera le proporcionó aproximadamente $ 10,000 adicionales en la reunión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *