Insaciables: banda cachureca ahora va por el negocio de las vacunas contra Covid-19

La banda criminal nacionalista que controla el Ejecutivo y el Legislativo de Honduras, no conformes con el saqueo de lo hospitales móviles y todas las sobrevaloraciones realizadas durante la pandemia, ahora van por el negocio de las vacunas contra el Covid-19.

En una serie de reformas a la Ley Especial de Vacunas contra Covid-19, la banda organizada de parlamentarios azules tejieron los hilos para que prácticamente cualquier empresa se puedan lucrar a través de la compra-venta de vacunas contra el virus.

Según explicó la parlamentaria del PINU, Doris Gutiérrez, a través de las reformas se autorizó el uso de los fondos del Estado para compras directas, sin mayores controles de transparencia, ya que el único ente que vigilará las compras será el Tribunal Superior de Cuentas, cuyos nefastos antecedentes son de sobra conocidos por el pueblo hondureño.

Además no se establece una garantía en cuanto al precio y calidad de las vacunas, porque las compras las podrán hacer, tanto empresas farmacéuticas como personas jurídicas que no producen dichos productos, quienes simplemente necesitarán un certificado de la Agencia de Regulación Sanitaria(ARSA).

También, a la normativa se le eliminó un artículo que instruía la creación de un Consejo Consultivo de Expertos que daría las valoraciones técnicas y científicas en cuanto a la compra de las vacunas.

“Los parlamentarios dispusieron que las vacunas que ingresen al país no tendrán que haber sido certificadas por la Organización Mundial de la Salud(OMS) o la Administración de Medicamentos y Alimentos(FDA por sus siglas en inglés)”, agregó Doris Gutiérrez.

Por su parte el doctor Carlos Umaña aseguró que “esto realmente es un escándalo de proporciones mayúsculas” , dado que se elimina la posibilidad de transparencia, porque solamente dejan al Tribunal Superior de Cuentas (para vigilar) tal situación.

“Quien hace la ley hace la trampa. Nuevamente el Congreso Nacional, en la penumbra de una reunión vía Zoom vuelve a darle un zarpazo al pueblo hondureño autorizando las compras directas de las vacuna contra el Covid-19”, denunció el galeno.

La normativa “elimina la posibilidad de que organismos de veeduría auditen este proceso y además no permite que verdaderos expertos participen en el asesoramiento. Por otro lado crea una figura de personas jurídicas que puedan importar las vacunas. Prácticamente le dan la posibilidad a cualquiera que se autodenomine como vendedor de vacunas para hacer negocios con el Estado”, explicó el médico.

“Esto es grave porque no se garantiza la calidad ni el manejo de la cadena de frío y otras situaciones que son muy importantes. Nuevamente este grupo de personas nos pretenden dar atol con el dedo a los ciudadanos honestos de nuestro país, al gremio sanitario y a todas las instituciones que velan por la transparencia”, agregó.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*