Daniel Atala transfirió más de un millón de dólares a David Castillo días antes del asesinato de Berta Cáceres

Los abogados de la familia de Berta Cáceres presentaron pruebas sobre un pago de un millón 200 mil dólares realizado por el empresario Daniel Atala Midence a una empresa de David Castillo, quien esta siendo juzgado por el asesinato de la líder ambientalista.

Las nuevas evidencias fueron reveladas en el marco del juicio contra Roberto David Castillo Mejía, un exmilitar de inteligencia graduado de la escuela militar West Point de Estados Unidos y empresario relacionado con el sector de la energía renovable; quién fungía cómo gerente general de la empresa Desarrollos Energéticos S.A. DE C.V.(DESA)

La transferencia de la fuerte suma de dinero coincide con la fecha en que se dieron unas conversaciones interceptadas donde Castillo Mejía presuntamente promovió logística para una estructura sicarial días antes del asesinato.

Según las investigaciones, Castillo Mejía cumplió el rol de enlace entre los autores intelectuales y la estructura sicarial que ejecutó el crimen de Berta Cáceres.

Mediante acciones de protesta, denuncias y control del territorio indígena, Berta Cáceres y la comunidad lenca de Río Blanco lograron suspender parte del financiamiento de la empresa hidroeléctrica DESA, y obligaron que esta suspendiera su operación, lo que significó una pérdida de capital de inversión y un fuerte golpe a los intereses económicos y militares detrás de ellos.

Berta Cáceres desarrollo durante años una activa denuncia en contra de los proyectos extractivos de las industrias mineras e hidroeléctricas que fueron aprobadas por la gestión del Partido Nacional, violando los derechos de las comunidades indígenas lencas

David Castillo, empleado de Jacobo Atala, Eduardo Atala, Pedro Atala y Daniel Atala, ejecutó labores de monitoreo, inteligencia, persecución y agresiones en contra de Berta Cáceres y el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), según reiteradas denuncias.

A finales del año 2015, Castillo promovió y proveyó logística al plan de asesinato contra Berta Cáceres, con la autorización de sus jefes y mandos en la empresa DESA y el Estado de Honduras. Plan que se consumó la madrugada del jueves 3 de marzo del 2016.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *