|

Congreso aprueba importación masiva de desechos tóxicos a Honduras

En sesión virtual y por iniciativa del Partido Nacional, el Congreso hondureño ha aprobado permitir la importación masiva de baterías de plomo/ácido a territorio nacional.

La reforma está orientada a otorgar permisos para que diversas empresas puedan importar los desechos tóxicos para ser reciclados en Honduras y posteriormente exportarlos a varios países, proceso que podría dejar una enorme cantidad de desechos en el país, con efectos potenciales gravísimos para la salud humana, especialmente de los niños.

La reforma se logró por medio de la interpretación de varios artículos de la Ley General del Ambiente que prohíben la importación de desechos tóxicos, al país.

«Interpretar los artículos 8, 11, 68 párrafo segundo, 69 y 92 literal C, del decreto número 104-93 de fecha 29 de mayo de 1993 que contiene la Ley General del Ambiente, en el sentido de que no es prohibida la importación, fabricación y/o reciclaje de baterías de plomo/ácido, selladas nuevas o usadas» , dice parte del Artículo 1.

El plomo es un metal sumamente tóxico, cuyo uso generalizado ha dado lugar en muchas partes del mundo, a una importante contaminación del medio ambiente, un nivel considerable de exposición humana y graves problemas de salud pública.

Es de señalar que los niños de corta edad son los mas vulnerables a los efectos tóxicos del plomo, que puede tener consecuencias graves y permanentes en su salud, afectando en particular al desarrollo del cerebro y del sistema nervioso.

También está demostrado que dicho metal también causa daños duraderos en los adultos, por ejemplo aumentando el riesgo de hipertensión arterial y de lesiones renales; también se sabe puede afectar a mujeres embarazadas, causando aborto natural, muerte fetal, parto prematuro y bajo peso al nacer, y provocar malformaciones leves en el feto.

Una vez dentro del cuerpo, el plomo se distribuye hasta alcanzar el cerebro, el hígado, los riñones y los huesos, y se deposita en dientes y huesos, donde se va acumulando con el paso del tiempo.

Este metal es especialmente grave para los niños, ya que, si el grado de exposición es elevado, ataca al cerebro y al sistema nervioso central, pudiendo provocar coma, convulsiones e incluso la muerte. Los niños que sobreviven a una intoxicación grave tienen fuertes probabilidades de padecer diversas secuelas, como retraso mental o trastornos del comportamiento.

La exposición al plomo además está asociada a una serie de padecimientos como ser: anemia, hipertensión, disfunción renal, inmunotoxicidad y toxicidad reproductiva.

Además, diversos estudios asocian la contaminación por plomo al padecimiento de diversos tipos de cáncer, entre ellos de cerebro y páncreas.

Varios estudios médicos han concluído que los efectos neurológicos y conductuales asociados al plomo son irreversibles, además no existe un nivel de concentración de plomo en sangre que pueda considerase exento de riesgo.

Los siguientes son los Artículos de la Ley General del Ambiente que fueron reformados por el Congreso Nacional.

Publicaciones Similares