Cientos de miles de mascarillas inadecuadas repartió el régimen al personal de salud

Un nuevo crimen de la administración Hernández se devela luego de la presentación de un informe que detalla que funcionarios de gobierno entregaron, intencionalmente, equipos de bioprotección inadecuados al personal de primera línea, aún sabiendo las altas cargas virales a las que estaban expuestos.

El Consejo Nacional Anticorrupción(CNA), en su séptimo informe de la saga investigativa “Corrupción en tiempos de Covid-19, revela que el gobierno de Honduras, a través de Copeco e Invest-H, compró cientos de miles de mascarillas KN-95 cuyos fabricantes no las recomiendan para el uso médico, pues no están certificadas para proteger a los seres humanos del contagio por el COVID-19. Y estas fueron distribuidas al personal de primera línea.

Según el informe, Copeco compró 335,000 mascarillas KN95 e Invest-H, en uno de los lotes, compró 469,000. Dichas mascarillas fueron distribuidas a personal sanitario en los centros de salud, hospitales y clíper, aún sabiendo las autoridades que las mismas no estaban certificadas para proteger del COVID-19 y por lo tanto les estaban brindando una falsa percepción de seguridad a los servidores de salud y exponiéndolos a un masivo contagio del virus, cosa que, en efecto ocurrió.

El CNA también constató que las autoridades administrativas de la Secretaría de Salud sacaron las mascarillas de su empaque secundario con el probable objetivo de evitar que el personal de primera línea se percatara que estaba siendo abastecido con insumos de bioprotección inadecuados.

Informe completo aquí: https://www.cna.hn/2020/07/06/la-corrupcion-en-tiempos-de-covid-19-parte-vi-2/

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*