Portada » Alcalde hondureño clama ayuda a Bukele para vacunar a la población de su municipio

Alcalde hondureño clama ayuda a Bukele para vacunar a la población de su municipio

El alcalde de Santa María del Real, Olancho, Carlos Galeano, ha enviado un mensaje al presidente de El Salvador, Nayib Bukele, solicitando ayuda para vacunar a la población de su municipio, el cual, como el resto de Honduras, está completamente desatendido por el gobierno.

Actualmente el departamento de Olancho es uno de los más afectados del país por la pandemia, tanto en el número de casos como en la tasa de letalidad.

El alcalde hizo el pedido de ayuda a través de un comentario en la foto del perfil de Facebook del presidente Bukele.

“Señor Presidente, soy un alcalde de Honduras, específicamente del municipio de Santa María del Real, departamento de Olancho. Quisiera comunicarme con usted para ver si me puede ayudar con la Vacuna contra la COVID 19. Saludos y Bendiciones”, dice el comentario del edil.

Cabe decir que el comentario del alcalde ha generado cientos de reacciones y muchos salvadoreños se han dado a la tarea de difundir su pedido de ayuda, con la finalidad de que llegue al presidente Bukele.

Situación en Honduras:

Honduras actualmente está en la cola de la aplicación de vacunas en Centroamérica, pues apenas ha vacunado al 0.5% de su población y la llegada de más vacunas al país es incierta.

Según informó el diario El País de España, Honduras es de los países peor parados de la región en cuanto al proceso de vacunación, pues al ritmo actual le tomará unas 569 semanas, es decir, 11 años inmunizar a toda su población.

Diario El País recopiló datos de la Fundación Avina, una organización que ha puesto en marcha un contador que sigue el proceso de inmunización global a partir de datos obtenidos de Our World in Data y Johns Hopkins

Según el estudio, los países más rezagados en el proceso de vacunación son: Honduras, Guatemala, Paraguay y Venezuela. Ninguno de estos países ha podido vacunar ni siquiera al 1% de sus ciudadanos y su situación es comparable a la que sufren países como Kenia o Pakistán