“Acta de exoneración de responsabilidad” y “nota de duelo” : dos notas que la Sesal destinó a Yasser Cuellar

Un ola de consternación ha despertado la prematura muerte del joven médico hondureño Yasser Amir Cuellar Fuentes, de tan sólo 27 años de edad, luego de contagiarse del virus mientras cumplía con su servicio social en un centro de salud de Villanueva, Cortés.

Luego de trascender la muerte, se conoció que la Secretaría de Salud obliga a los estudiantes de medicina a firmar actas que exoneran de toda responsabilidad al Estado en caso de contagiarse del virus durante su práctica clínica.

Pero además, al firmar los médicos internos quedan obligados a adquirir sus propios implementos de bioseguridad para desarrollar su arriesgada labor de servicio a la sociedad.

“Libero de toda responsabilidad civil, administrativa y penal presente y futura al personal del hospital dependiente de la secretaría de salud, por posibles contagios que me pudieran ocurrir durante la realización de mis prácticas clínicas dentro de este establecimiento”, reza el documento que están obligados a firmar los galenos.

“Así mismo asumo la responsabilidad de suministrarme el equipo de protección temporal para poder realizar mis labores durante el cumplimiento de mi internado rotatorio”, expresa el acta de exoneración de responsabilidades.

Según manifestó la abogada Gracia Bertrand, el Estado está obligado a garantizar la vida de todos los ciudadanos por igual y máxime los jóvenes médicos que están haciendo su trabajo social y se encuentran en grave riesgo en los hospitales públicos, por lo tanto las actas de exoneracion de responsabilidad que los obligan a firmar son documentos nulos.

“La Constitución es clara en su artículo 64, que dice que no se aplicarán leyes o disposiciones que restrinjan derechos. Entonces, esos documentos de exoneración de responsabilidad son nulos. El obligado a proveer Equipo de Protección Personal y vacunas es el Estado. Si el médico se contagia, es una enfermedad profesional”, explicó Bertrand.

Por otro lado la madre del malogrado joven médico, Nidia Fuentes, analiza entablar una demanda contra el Estado hondureño por negligencia en la atención a su hijo.

Fuentes explicó que a su hijo le negaron atención médica en el Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), “lo que estoy denunciando es la inoperancia que hay en este país; por el simple hecho que mi hijo no tenía un carné del Seguro Social no lo atendieron, mi hijo no hubiese muerto si lo hubiesen atendido”, reclamó.

Por tanto, su hijo tuvo que ser atendido en el hospital móvil de San Pedro Sula, donde no hay ni insumos, ni personal para atender pacientes con coronavirus. Además, de no recibir los medicamentos adecuados y ella tuvo que comprarlos.

Nota de duelo de la Secretaría de Salud:

Luego de darse la lamentable muerte del joven médico la Secretaría de Salud envió una nota de duelo a su familia, la cual ha sido muy criticada, pues gran parte de la opinión pública piensa que el galeno murió debido a una evidente negligencia estatal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *