Informe del Congreso de EE.UU: JOH usó fondos del sistema de salud para financiar su campaña política

Según un informe preparado por el Servicio de Investigación del Congreso de los Estados Unidos(CRS), el mandatario hondureño Juan Orlando Hernández utilizó fondos del precario sistema de salud para cumplir su ambición de alcanzar el poder de la nación.

Es de señalar que esto ya es ampliamente conocido en Honduras, sin embargo las autoridades se han plegado al poder político, permitiendo que la corrupción pública se cobre la vida de miles de hondureños que no han tenido acceso a una atención hospitalaria adecuada.

El documento además señala que Hernández decidió acabar con los esfuerzos de la desaparecida misión anticorrupción MACCIH, a pesar de los múltiples pedidos de los miembros del Congreso estadounidense a que se renovara el mandato de la misma.

El informe dice lo siguiente:

El 19 de enero de 2020, el presidente hondureño Juan Orlando Hernández concedió la expiración del mandato de la Misión respaldada por la Organización de los Estados Americanos (OEA) para apoyar la lucha contra la corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH).

El Congreso de los Estados Unidos había proporcionado un importante apoyo político a la MACCIH a lo largo de su mandato de cuatro años, ya que la misión ayudó a las instituciones de Honduras que disuaden e investigan la corrupción de alto nivel. Un grupo bipartidista de Miembros también pidió repetidamente al presidente Hernández que prorrogara el mandato de la misión.

El cierre de la MACCIH podría afectar negativamente la política estadounidense en Honduras, incluidos los esfuerzos para abordar las condiciones subyacentes que conducen a los altos niveles de migración irregular hacia Estados Unidos. Más ampliamente, el cierre puede ilustrar los desafíos que rodean los esfuerzos para mantener las medidas anticorrupción en otros países.

Según muchos analistas, la corrupción en Honduras está profundamente arraigada. Funcionarios hondureños, incluidos legisladores nacionales, han desviado importantes recursos estatales hacia sus bolsillos y campañas políticas y utilizaron el aparato estatal para proteger y dirigir recursos a sus aliados del sector privado.

Desde el 2014 hasta 2016, por ejemplo, las investigaciones del Consejo Nacional Anticorrupción(CNA), —una organización de sociedad civil— informó que al menos $ 300 millones fueron malversados ​​del sistema de salud pública hondureña.

Según se informa, los funcionarios del gobierno canalizaron algunos de esos fondos a empresas privadas a través de contratos fraudulentos y utilizaron el resto para enriquecerse y financiar actividades políticas, incluyendo la campaña presidencial de 2013 del presidente Hernández.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *