¡Hasta lps 270 mil la noche!: así son las fastuosas suites del hotel donde JOH se hospedó en su viaje a Washington

El reciente viaje del mandatario hondureño a Washington no fue para nada austero, a pesar que su visita a la capital norteamericana fue para pedir ayuda financiera para el país, el cual quedó “quebrado” por el reciente paso de los ciclones Eta e Iota, según sus propias palabras.

El controvertido jefe del ejecutivo nacionalista se hospedó, como de costumbre en sus visitas a Washington, en el fastuoso hotel Willard InterContinental, el mejor y más lujoso de la ciudad.

El Willard es el hotel más famoso de Washington, DC, con sus vistas panorámicas del National Mall y su proximidad a la Casa Blanca. El hotel ha albergado eventos sociales de primer nivel, reuniones históricas de casi todos los presidentes de EE.UU. desde su inauguración en 1861. Las suites presidenciales del Willard varían en tamaño y la mayoría incluyen una sala de estar de forma ovalada (como la Oficina Oval).

https://youtu.be/8TVMZV4dsms

“Con 69 suites increíblemente espaciosas, cada una con su propia identidad y atributos únicos, el Willard establece un estándar distintivo para la mejor experiencia de lujo en Washington, DC” , dice la página oficial del hotel.

Según se puede observar en el sitio web, los precios de las enormes suites llegan hasta los 11,236 dólares por noche, lo que en moneda nacional equivale a 272,028 lempiras.

Las extravagantes habitaciones incluyen servicios de habitación como chófer Tesla de cortesía, cena privada las 24 horas, termostato de climatización individual, minibar, limpiabotas de cortesía, entre otros.

Cabe señalar que Juan Orlando Hernández se instaló junto a su comitiva durante tres días en la capital norteamericana.

El motivo del viaje fue para reunirse con los ejecutivos de varios bancos multilaterales que tienen su sede en esa ciudad, entre ellos el Banco Mundial (BM), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), con el propósito de pedir apoyo para paliar las consecuencias económicas y sociales dejadas tras el paso de las tormentas Eta e Iota.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *