Insólito: alcalde aceptó públicamente que cometió abuso de autoridad y malversación y no ha sido arrestado

Luego se filtrarse documentos judiciales sobre un trabajo investigativo de la Unidad Fiscal Especializada contra la Corrupción (UFERCO), donde se descubrieron varios movimientos de fondos de la alcaldía a las cuentas personales del alcalde capitalino y aspirante presidencial Nasry “Tito” Asfura, así como las cuentas de al menos 6 miembros de su círculo cercano, Asfura tuvo que reconocer que las transacciones en efecto se realizaron.

En sus declaraciones el alcalde aceptó descaradamente que esta es una práctica que viene realizando desde hace varios años durante se ha desempeñado como alcalde de Tegucigalpa y por lo tanto reconoció que cometió abuso de autoridad y malversación de caudales públicos.

Sin embargo el edil pidió a la población confiar en él, ya que esa es su forma de trabajar para realizar “con mayor agilidad” los trabajos para servicio de la población del Distrito Central.

“Soy Tito Asfura porque actúo rápido, atiendo, busco soluciones, eso hago todos los días. Cada cosa que hago la realizo bajo ley, no voy a manchar mi nombre” , dijo el funcionario, agregando que “la administración pública no es fácil, es complicada, la gente quiere que se atienda rápido”.

Enseguida el alcalde confesó que en efecto las transacciones fueron realizadas: “pongo de lo mío para poder atender, después liquido y una vez liquidado lo que puse, me lo devuelven, y puedo hacer lo que mire más conveniente” , dijo.

Agregó que “si alguien va y le digo que se vaya de viaje, yo le hago el reconocimiento, la persona lo pone y cuando regresa hago el reconocimiento, ese dinero ya no es de la alcaldía y pasa ser dinero de la persona”.

“No tengo nada que esconder, cada quien tiene su forma de administrar y responder a los problemas” , aseguró el edil.

El Código Penal vigente, en su apartado de Delitos contra la administración Pública señala que existen varias modalidades del delito de Malversación de caudales públicos, como ser:

  • Malversación por Apropiación: El funcionario o empleado público que se apropia, directa o indirectamente, para provecho suyo o de un tercero, de bienes del Estado cuya administración, tenencia o custodia se le haya confiado por razón o con ocasión de sus funciones, debe ser castigado con las penas de prisión de cuatro (4) a seis (6) años, multa por una cantidad igual o hasta el triple del valor de lo malversado e inhabilitación absoluta por el doble del tiempo de la condena de prisión.
  • Malversación por Uso: El funcionario o empleado público que indebidamente usa o permite que otro use bienes del Estado cuya administración, tenencia o custodia tiene encomendada por razón de sus funciones, y causa con ello un perjuicio al patrimonio público, debe ser castigado con las penas de prisión de cuatro (4) a seis (6) años, multa por una cantidad igual o hasta el triple del valor de lo malversado e inhabilitación absoluta por el doble del tiempo de la condena de prisión.
  • Malversación por aplicación oficial diferente: El funcionario o empleado público que indebidamente da aplicación distinta a la que oficialmente le ha sido conferida a los bienes del Estado, y causa con ello un perjuicio al patrimonio público, debe ser castigado con las penas de prisión de cuatro (4) a seis (6) años, multa por una cantidad igual o hasta el triple del valor de lo malversado e inhabilitación absoluta por el doble del tiempo de la condena de prisión.
  • Administración desleal del patrimonio público: El funcionario o empleado público que fuera de los casos anteriores y excediéndose en el ejercicio de sus facultades para administrar un patrimonio público, las infringe y de esa manera causa un perjuicio al patrimonio administrado, debe ser castigado con las penas de prisión de cuatro (4) a seis (6) años, multa por una cantidad igual o hasta el triple del valor de lo malversado e inhabilitación absoluta por el doble del tiempo de la condena de prisión.

Documentos filtrados del Ministerio Público revelaron las transacciones

Un documento judicial del Ministerio Público reveló que el actual alcalde capitalino Nasry «Tito» Asfura, la vice alcaldesa Eva del Carmen López Peraza, así como otros funcionarios municipales se encuentran bajo investigación por varios graves delitos en contra de la administración pública.

La investigación denominada 013-2018 línea B está a cargo de la Unidad Fiscal Especializada Contra Redes de Corrupción(UFERCO) y abarca al alcalde de Distrito Central, así como a 6 personas de su círculo cercano.

Los implicados habrían sustraído fondos de la Corporación Municipal, los cuales posteriormente fueron depositados en cuentas personales, por lo que se les supone responsables de los delitos de abuso de autoridad, uso de documentos falsos, malversación de caudales públicos, fraude, lavado de activos, entre otros delitos.

Los investigados son: Nasry Juan Asfura Zablah(alcalde), Eva del Carmen López Peraza(vice alcaldesa), Cinthia Elizabeth Borjas Valenzuela, Nilvia Ethel Castillo Cruz, Óscar Rolando Uriarte Romero, Roger Ariel Amador Ramírez y Wilmer Gerardo Rodríguez López, entre otros.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*