Advierten a políticos hondureños que el dinero no les servirá de nada si contraen coronavirus

El presidente de la Asociación de Médicos del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), Carlos Umaña, en declaraciones a un medio local, ha dicho que los políticos, a pesar de su influencia, no gozarán de privilegios especiales si contraen la enfermedad del Covid-19.

«Le tengo una mala noticia, señor político: si usted cree que va a tener un ventilador para que cuando caiga con Covid-19 alguien lo ventile, está muy equivocado», sentenció Umaña.

«Y no porque los médicos los vayamos a tratar mal. sí los vamos a tratar con calidad. El problema es que no habrá cupo para ustedes en las unidades de cuidados intensivos porque van a estar saturadas», agregó.

Umaña les aclaró a los políticos que, sin importar la solvencia económica que puedan tener, el dinero no les servirá de nada de contraer coronavirus, ya que los hospitales privados no están autorizados para atender esta enfermedad, y además, no podrán desplazarse al extrangero de ninguna manera.

Umaña fué contundente al expresar que «no se podrá ir en un avión ambulancia porque todas las fronteras estarán cerradas.  Tampoco lo van a recibir en ningún hospital de Estados Unidos porque usted (el político) no va a tener ningún ventilador allá tampoco. Ningún Gobierno va a recibir a pacientes extranjeros, entonces se fregó»

El médico expresó que si un político cae contagiado de coronavirus y muere por falta de equipo médico, el responsable sería el mismo político, debido al enorme saqueo que se le ha hecho a este sector, principalmente para financiar campañas políticas.

A criterio de Umaña, los políticos son los responsables de la deplorable situación de los centros hospitalarios del país, y no se podrán quejar «por tener postrada la salud, por haber robado, por haber destruído la salud»

«Nos acusaban a los médicos de pisteros, de ladrones y de malos tratos. Sin embargo, hoy se dan cuenta que no mirábamos bien a las personas porque ustedes (políticos) nos obligaron a trabajar en condiciones paupérrimas. Nos obligaron a ver 36 pacientes en seis horas ¿cómo íbamos a dar calidad?», finalizó Umaña.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *