Yani Rosenthal ejerció personalmente como notario en contratos con Los Cachiros

El abogado, empresario, político y lavador de activos, Yani Benjamin Rosenthal Hidalgo, se hacía cargo personalmente de notarizar los contratos de préstamos concedidos al cartel de Los Cachiros.

Así lo revelan las escrituras que fueron presentadas como evidencia en el caso donde el empresario hondureño fue acusado de lavado de activos por la justicia estadounidense.

El medio internacional Pro-Honduras Network dio a conocer una escritura pública que detalla un préstamo hipotecario de 20 millones de lempiras concedido por Banco Continental a Inversiones Turísticas Joya Grande, propiedad de Los Cachiros, donde el propio Yani Rosenthal ejerció sus oficios como notario.

El banco Continental de la familia Rosenthal, durante varios años sirvió de lavandería de dinero al poderoso grupo criminal, lo cual les permitió darle legitimidad a sus ganancias obtenidas del tráfico de cocaína.

Un fragmento de una nota enviada por la fiscalía al juez John G. Koeltl sobre el caso de Yani Rosenthal dice lo siguiente:

El acusado se declaró culpable de participar en una sofisticada operación de lavado de dinero con los líderes de la organización de narcotráfico más grande y violenta de Honduras conocida como los “Cachiros”.

A través de su conducta, que ocurrió durante un período de al menos cinco años, el acusado proporcionó a los Cachiros fuentes de financiación para su empresa criminal, un medio para blanquear sus ingresos por narcóticos y legitimidad pública, contribuyendo así a un entorno que permitió a los Cachiros prosperar en su país e importar más de 100 toneladas de cocaína a los Estados Unidos.

Además, el acusado y sus co-conspiradores, incluido su padre (el ex vicepresidente de Honduras), Jaime Rosenthal utilizaron su poder político y sus posesiones comerciales de otras maneras, con el fin de ayudar a los Cachiros a blanquear millones de dólares en ganancias de narcotráfico. Ayudaron a los Cachiros a blanquear los ingresos del narcotráfico y a obtener préstamos falsos en nombre de otros tres negocios con sede en Honduras. Estas transacciones financieras en Honduras suman más de $15 millones de dólares. El acusado también aceptó por separado cientos de miles de dólares en dinero de la droga, con el mismo estilo de supuestas “contribuciones de campaña”, de uno de los líderes de los Cachiros y otro gran narcotraficante hondureño.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*