Portada » Instigadores en Twitter trabajan todos los días para dividir a la oposición

Instigadores en Twitter trabajan todos los días para dividir a la oposición

El partido Libertad y Refundación LIBRE, así como el partido Salvador de Honduras, las dos mayores fuerzas de la oposición hondureña, indudablemente tienen algunas manzanas podridas dentro de sus filas. Pero también están integrados por muchos buenos hondureños que podrían cambiarle el rumbo al país.

En un país como Honduras sería algo ilusorio esperar que de la noche a la mañana surja un partido político sin manchas, pero de algún modo hay que comenzar a recuperar a la maltrecha patria.

Lo más sano para el Estado sería una democracia equilibrada por fuerzas de izquierda y derecha que puedan establecer acuerdos para beneficio de todos los hondureños.

No obstante en los últimos meses al parecer muchos han olvidado al enemigo común que ha estado saqueando las arcas públicas durante más de una década, y con posibilidades muy reales de continuar durante 4 años más.

El Partido Nacional ni siquiera se ha molestado en desplegar su maquinaria mediática para arremeter contra los partidos de la oposición. Desde su posición de ventaja sólo observan mientras ambos se destruyen en medio de virulentos ataques diarios.

Nuestra unidad de investigación ha detectado varias cuentas de Twitter que dicen ser de oposición, pero realmente están dedicadas 100% a dividir.

Muchas de ellas tienen poca o ninguna incidencia, sin embargo hemos detectado dos cuentas que desde hace varios meses han emprendido una campaña diaria de odio que solo beneficia al Partido Nacional.

@tessmaradiaga

@ricsotohn

Los hondureños que queremos un cambio para Honduras debemos darnos cuenta que atacándonos entre nosotros lo único que logramos es que incremente la cifra de ciudadanos descontentos que no acudirán a votar en las elecciones del 28 de noviembre, lo cual beneficia enormemente al partido de gobierno.

Según las últimas encuestas, en el nivel presidencial, un 26% de los hondureños aún no deciden por qué candidato votar, mientras que un 33% dijeron que definitivamente no acudirán a las urnas.