Tratamiento MAIZ: un atentado contra la salud con el único fin de sobrevalorar y robar

El mas reciente informe del Consejo Nacional Anticorrupción(CNA), ha comprobado lo que ya se sospechaba, los tratamientos comprados por el régimen orlandista con la excusa de combatir el Covid-19 no han sido mas que otro acto de corrupción, pero esta vez con el agravante de que este acto constituye un atentado directo contra la salud de los hondureños.

El CNA, a través de la Unidad de Investigación, Análisis y Seguimiento de Casos, ha dado a conocer el noveno informe de la saga investigativa denominada “La corrupción en tiempos de Covid-19”, donde se revela otra trama de sobrevaloración en la que el Estado perdió millones de lempiras en la compra de medicamentos que no están recomendados para tratar el Covid-19.

Recientemente se abrobó por parte de la administración de Juan Orlando Hernández, a través de la gestión directa de la Secretaría de Salud, la aplicación de un tratamiento médico denominado MAIZ, el cual supuestamente estaría ayudando a pacientes diagnosticados con Covid-19 a contrarrestar la enfermedad durante la primera fase de su desarrollo.

Tanto Invest-H como Copeco fueron autorizadas por el Comisionado Especial de Atención a la Emergencia(Covid-19), Lisandro Rosales, para realizar compras masivas de los medicamentos que componen el tratamiento MAIZ, pese a que no son instituciones que por su naturaleza realicen adquisiciones de este tipo de productos.

El CNA procedió a realizar entrevistas a profesionales del mas alto nivel, entre ellos: investigadores, científicos y especialistas en el área de la medicina para brindar su asesoría y opinión calificada con respecto al tratamiento MAÍZ.

Bajo toda esa síntesis del criterio brindado por los profesionales de la rama de la medicina, se concluyó que “ninguno de los medicamentos que conforman el tratamiento MAIZ garantizan la efectividad requerida en pacientes infectados, debido a que no existe prueba o evidencia científica acerca de ello.”

La comunidad médica ha advertido sobre los peligros de utilizar tratamientos como MAIZ, puesto que no cuentan con evidencia científica en la prevención o trato de pacientes diagnosticados con la nueva enfermedad.

La BBC de Londres advirtió recientemente en un amplio artículo sobre el grave peligro que enfrentan los pobladores de América Latina, entre ellos los de Honduras, donde se están consumiendo medicamentos falsamente efectivos como la Ivermectina, incluída en el tratamiento MAIZ.

Según las cifras de la Secretaría de Salud encontradas en su portal web, para el mes de Junio del 2020, ese organismo ya había enviado unos 20 mil tratamientos, incluyendo MAIZ a las diferentes regiones sanitarias y hospitales a nivel nacional. Mientras que se dispone de 160 mil tratamientos que también incluyen MAIZ.

El CNA realizó un estudio comparativo de precios del medicamento Ivermectina, el cual fue comprado masivamente por Invest-H y Copeco.

Invest-H compró 250 mil tabletas de Ivermectina de 6 mg, en tres lotes, cuyos precios oscilaron entre 11.20 y 27.10 lempiras la unidad, pagando en total 3, 086, 200 lempiras.

Sin embargo, las mismas tabletas fueron compradas mediante fideicomiso de Banco de Occidente a tan solo 4.99 lempiras la unidad, por lo que se identificó una sobrevaloración de 1, 838, 700 lempiras, lo que equivale a 60% del monto pagado.

Mientras que Copeco compró 156, 200 tabletas de Ivermectina a 11.20 lempiras la unidad, pagando un total de 1, 749, 440 lempiras.

Sin embargo, mediante una comparación de los precios del Fideicomiso de Banco de Occidente se detectó una sobrevaloración de 970, 002 lempiras, lo que equivale a 55% de la cantidad pagada.

En total, el perjuicio al Estado asciende a 2,808, 702 lempiras solo en esta compra de Ivermectina analizada por el CNA.

Sumado e eso, se logró identificar que estas compras realizadas por parte de Invest-H y Copeco fueron adjudicadas a un grupo reducido de sociedades mercantiles de manera masiva, encontrándosele a una de estas empresas, antecedentes ligados a actos de corrupción, misma que también había sido denunciada por el CNA en el 2018. Situación que pone en evidencia que el Estado de Honduras no corrobora ni estudia los antecedentes de las sociedades mercantiles a las que realiza las compras.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*