Se desconoce el paradero de 1,200 millones transferidos por Marco Midence a Ebal Díaz para «casas contenedores»

Se desconoce el paradero de 1, 200 millones de lempiras asignados a Ebal Jair Díaz Lupián, siendo secretario de la Presidencia. El dinero estaba destinado a la atención de la emergencia por Eta e Iota y a la construcción de «casas contenedores» para los damnificados.

La transferencia de la suma millonaria a la Secretaría de la Presidencia fue autorizada por Marco Midence Milla en su condición de Secretario de Finanzas.

Cabe señalar que tanto Díaz Lupián como Midence Milla renunciaron a sus cargos, el primero el 20 de mayo y el último el 25 del mismo mes, para lanzarse como candidatos a diputados por Francisco Morazán y Atlántida respectivamente.

El comisionado de Acceso a la Información Pública, Julio Vladimir Mendoza, dijo en una entrevista para El Heraldo, que en los portales de transparencia de la Secretaría de la Presidencia no se encuentra información alguna sobre el destino que se le dio a los millonarios fondos.

Sentenció que “como lo hemos dicho mil veces, la Secretaría de la Presidencia no cumple con la Ley de Transparencia, ya los hemos mandado a llamar a audiencias de descargo, se les ha impuesto multas y ellos prefieren pagar las multas en vez de publicar la información”.

Lo único que se sabe es que los 1,200 millones transferidos estaban destinados a la atención de la emergencia por Eta e Iota y para un programa de vivienda, dijo el comisionado.

Proyecto de “casas contenedores” ejecutado por Ebal Díaz se configura como otra estafa al pueblo hondureño

Según informó diario El Heraldo, el  millonario proyecto habitacional de “casas contenedores” ejecutado por una dependencia de la Secretaría de la Presidencia, estando a cargo Ebal Díaz, ha resultado ser otro proyecto fallido, similar a los hospitales móviles.

El proyecto fue anunciado por Díaz a finales del año pasado. Las casas destinadas a los damnificados por los huracanes  Eta  e Iota serían construidas con contenedores para que estuvieran listas más “rápido”.

El sitio de construcción está ubicado en Lomas del Diamante, cerca de la aldea Santa Rosa, en Tegucigalpa. Las casas debían estar listas en febrero, sin embargo a la fecha no hay avance y todo indica que se convertirá en otra estafa al pueblo hondureño.

Periodistas que visitaron el sitio fueron avisados por guardias de seguridad que era prohibido ingresar al lugar. Es tanto el hermetismo que incluso les ordenaron que no tomaran fotos desde afuera.

Ebal díaz prometió la construcción de 1,000 casas contenedores, pero la entrega de la primera etapa de 102 unidades lleva 5 meses de retraso.

Cada contenedor fue adquirido a 3,650 dólares, es decir, más de 90,000 lempiras. Una vez finalizadas, cada vivienda tendrá un costo de 160,000 lempiras.

Contenedores picados

Según se conoció, los contenedores se inundaron con las últimas lluvias, por lo que una empresa contratista llamada TAI los está techando nuevamente. Dicha compañía también está haciendo los accesos y las instalaciones eléctricas.

Estos trabajos adicionales tienen un costo de 12 millones de lempiras.

Falta de transparencia en todos los procesos.

El proyecto está siendo ejecutado por la Unidad Coordinadora de Proyectos (UCP), dependiente de la Secretaría de la Presidencia, a pesar que la institución encargada de desarrollar proyectos de viviendas en el país es la Comisión Nacional de Vivienda y Asentamientos Humanos (Convivienda).

“La UCP opera bajo las sombras, desarrollando proyectos de licitación, contrataciones y compras para el Estado sin la transparencia debida, situación que genera desconfianza e incertidumbre sobre el futuro de las obras”

El Heraldo

Además, los terrenos donde supuestamente se construirá el proyecto están en disputa entre supuestos dueños de la zona, un grupo de personas invasoras que han formado su propio patronato y el gobierno.

Por si eso fuera poco, la constructora del proyecto es la empresa Ecomac S.A. de C.V, la misma que está instalando los hospitales móviles desde el año pasado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *