Informe de EE.UU. desmiente que narcotráfico haya disminuído en Honduras

“No hay información concreta que sugiera que el volumen general de drogas ilícitas que se trafican a través de Honduras ha disminuido”, indica un informe pubicado por la Oficina de Narcóticos Internacionales y Asuntos de Aplicación de la Ley de EE.UU.

El informe de 274 páginas, en inglés, difundido por el periódico EL LIBERTADOR, muestra desaliento con los resultados del gobierno hondureño en la lucha antinarcoticos, aunque destaca los mínimos resultados en áreas de defensa y seguridad donde EE.UU. ha invertido a través de programas desarrollados con el gobierno Hernández.

La traducción realizada por EL LIBERTADOR dice lo siguiente:

-El Informe de Control de drogas y Productos Químicos, marzo de 2019, de la Oficina de Narcóticos Internacionales y Asuntos de Aplicación de la Ley de EE.UU., señala que “Honduras es un país de tránsito para la cocaína destinada a los Estados Unidos y los precursores químicos utilizados para producir drogas ilícitas. La costa caribeña de Honduras es vulnerable al tráfico de drogas por tierra, mar y aire debido a su lejanía, infraestructura limitada y falta de presencia gubernamental. Las organizaciones de narcotraficantes están cambiando su estrategia para aprovechar estas vulnerabilidades al enviar envíos más pequeños en bote rápido o en un avión pequeño, lo que hace que la detección e interdicción sean cada vez más difíciles para las autoridades hondureñas”.

El Informe de la Estrategia Internacional de Control de Narcóticos de este año, que consta de 274 paginas, en inglés, acepta que “a pesar de los avances, la situación general de seguridad en Honduras sigue siendo un desafío. Si bien la tasa de homicidios continúa disminuyendo, la tasa de criminalidad general sigue siendo alta, especialmente cuando los altos niveles de actividad delictiva dificultan la operación de la Policía Nacional de Honduras (PNH), que no cuenta con suficientes recursos. Las pandillas callejeras criminales transnacionales, como Mara Salvatrucha (MS-13) y pandilla 18, no son una parte significativa de la cadena logística internacional de medicamentos, excepto como facilitadores de envíos a través de Honduras y pequeños distribuidores locales”.

Con relación a “Logros, políticas y tendencias del control de drogas”, el informe de 2019 admite que “la voluntad política del gobierno de Honduras para combatir el narcotráfico y para coordinar con las agencias de cumplimiento de la ley de los EE.UU. Sigue siendo alta”. Sin embargo, “Los desafíos para las instituciones de control de drogas incluyen la corrupción, los recursos presupuestarios inadecuados y la violencia persistente. La corrupción, combinada con las bajas tasas de recaudación de impuestos, priva a los organismos encargados de hacer cumplir la ley, los tribunales y los fiscales de recursos críticos. El impuesto a la seguridad, instituido en 2014 para compensar los desafíos de financiamiento para las agencias de seguridad, ayudó un poco a las instituciones clave de aplicación de la ley, pero los fondos son inadecuados para satisfacer las necesidades significativas de personal, equipo y tecnología requeridas para abordar el tráfico de drogas en Honduras”.

“La asistencia de los Estados Unidos a Honduras en las áreas de las unidades de policía vetadas, los grupos de trabajo interinstitucionales, el desarrollo de capacidades en materia de justicia penal, el intercambio de información y la capacitación proporcionaron una base para que las instituciones gubernamentales coordinen sus esfuerzos en la lucha contra el tráfico de drogas ilícitas. Durante 2018, el gobierno de Honduras enfatizó las operaciones interinstitucionales enfocadas en áreas geográficas específicas experimentando picos en actividad criminal. Estas operaciones han resultado en un alto número de arrestos, incautaciones de armas y confiscaciones importantes de marihuana, pero no han producido incautaciones notables de cocaína ni interrupciones en las organizaciones de narcotraficantes. La unidad de élite de la Dirección de Fuerzas Especiales de HNP, TIGRES, ha sido fundamental para brindar el apoyo operativo y táctico requerido para estas operaciones”, señala.

“La disposición de las entidades civiles y militares para combatir el tráfico ilícito de drogas y las medidas adoptadas por el Gobierno de Honduras en años anteriores para crear nuevas entidades de control de drogas aún no se han traducido en aumentos significativos de las incautaciones de drogas o interrupciones notables en las organizaciones de narcotraficantes. Las organizaciones de narcotraficantes, reconociendo las capacidades mejoradas de las fuerzas de seguridad hondureñas, han comenzado a mover los envíos de drogas en cantidades más pequeñas para evitar la detección e interdicción por parte de las autoridades hondureñas”.

Si bien las incautaciones de las autoridades hondureñas en su dominio territorial y marítimo han disminuido, no hay información concreta que sugiera que el volumen general de drogas ilícitas que se trafican a través de Honduras ha disminuido. Durante los primeros nueve meses de 2018, hubo un aumento de tres veces en la incautación de cocaína en tránsito en Honduras según los datos del gobierno de los Estados Unidos, incautados principalmente por autoridades no hondureñas en territorios fuera de Honduras. En contraste con esta evaluación, en septiembre, el Ministerio de Defensa afirmó que Honduras logró una reducción del 50 por ciento en el volumen de drogas que transitan.- Honduras, y destruyó casi 50 pistas de aterrizaje clandestinas. El gobierno de los Estados Unidos todavía está trabajando para corroborar esta información”, expone el estudio estadounidense sobre panorama de la droga.

Destaca que “la Armada hondureña realizó esfuerzos durante el 2018 para modernizar su flota de superficie e inició la compra de nuevos buques, pero no ha realizado un aumento proporcional en el presupuesto operativo y no está claro cuándo los buques se convertirán en una parte activa de la flota. La disponibilidad de combustible es una limitación importante para que la Armada hondureña intercepte a los presuntos narcotraficantes, ya que estos barcos a menudo operan a largas distancias de los nodos de control de la Armada y los presupuestos de combustible actuales son minúsculos en comparación con la necesidad”.

Y continúa, “los controles militares de las instalaciones de escuchas telefónicas y el acceso a los resultados de las escuchas telefónicas para la aplicación de la ley civil sigue siendo inadecuado, lo que resulta en una pérdida significativa de inteligencia procesable para las interdicciones que podrían ocurrir en tierra. El gobierno de los Estados Unidos está trabajando con el Ministerio de Seguridad para obtener acceso adicional a las instalaciones de escuchas telefónicas para ayudar en el desarrollo de inteligencia para las entidades de control de drogas… El gobierno hondureño actualmente no tiene la capacidad de rastrear todos los vuelos sospechosos de tráfico de drogas hacia o desde pistas de aterrizaje clandestinas sin apoyo externo”.

Al tratar el tema de “Información pública, prevención y tratamiento”, el informe cuestiona:  “El enfoque principal del gobierno de Honduras sigue siendo mejorar la seguridad y las condiciones económicas en Honduras. La información pública sobre el uso de drogas es insuficiente. Los programas de prevención y tratamiento son limitados tanto en alcance como en geografía. La Dirección Nacional de Investigación e Inteligencia publicó un informe en agosto de 2018 que identificó la recopilación de datos sobre el uso de drogas como una brecha crítica que inhibe un enfoque apropiado para la prevención y el tratamiento del uso de drogas. El Departamento de Prevención de la DNPA está compuesto por solo dos personas, ninguna de las cuales tiene capacitación formal en la prevención del uso de drogas”.-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *