General primo de JOH usa de manera exclusiva aeropuertos civiles de Lempira y Copán, según denuncia de pobladores

Empresarios locales de Lempira y Copán denunciaron que la fuerza aérea de las Fuerzas Armadas mantiene un férreo control de dos aeropuertos civiles inaugurados hace varios años con el dinero de los contribuyentes, los cuales, según el propio mandatario Juan Orlando Hernández, eran para impulsar el turismo en la región.

Es importante señalar que el Comandante General de la Fuerza Aérea Hondureña, el General de Brigada Javier René Barrientos Alvarado, es su primo del gobernante Hernández.

Los pobladores de los departamentos ubicados en el occidente de Honduras reclaman que los mencionados aeródromos son utilizados exclusivamente por el cuerpo castrense, quienes no permiten que personas civiles ni siquiera se acerquen a la zona.

El aeródromo de Celaque en Gracias, Lempira, fue inaugurado en su primera etapa en octubre del 2013, siendo Hernández presidente del Congreso Nacional, y luego, ya como presidente de la República, este inauguró la segunda etapa en abril del 2014.

Cabe decir que el narcotraficante Juan Antonio Tony Hernández, hermano de JOH, fue parte del evento de inauguración.

Por otro lado el aeródromo de Río Amarillo, en Copán, fue inaugurado en marzo del 2015, a cuyo evento asistieron turistas, empresarios, alcaldes y lugareños de todo el departamento, quienes se llenaron de esperanza pues el aeropuerto prometía hacer despegar la industria turística en la región.

Hernández aseguró en sus discursos de inauguración de ambos aeródromos, que estos formaban parte de un plan de desarrollo económico para potenciar el turismo en el occidente de Honduras.

Narcotráfico a gran escala patrocinado por el Estado:

La Administración de Control de Drogas (DEA por sus siglas en inglés), mediante un comunicado oficial señaló formalmente a Juan Orlando Hernández como líder, junto a su hermano Tony Hernandez, de una violenta conspiración de narcotráfico patrocinada por el Estado de Honduras.

“Tony Hernández, junto con su hermano Juan Orlando Hernández, desempeñó un papel de liderazgo en una violenta conspiración de tráfico de drogas patrocinada por el Estado.   Durante un período de 15 años, Tony Hernández fabricó y distribuyó al menos 185.000 kilogramos de cocaína que se importó a Estados Unidos”, detalla el comunicado oficial.

El documento fue publicado luego que Juan Antonio Hernandez Alvarado, alias “Tony Hernandez”, de 42 años, fuera sentenciado a cadena perpetua en prisión por delitos de importación de cocaína a Estados Unidos, uso de armas en la conspiración y falsa declaración. Además fue condenado a pagar $ 138,5 millones.

“Explotar una posición de alto rango en el gobierno para ejercer el poder del Estado para apoyar el tráfico de drogas es tan nefasto como parece”, dijo la agente especial a cargo Wendy C. Woolcock.  

“La condena y sentencia de Tony Hernández es un recordatorio de que no existe una posición lo suficientemente poderosa como para protegerte de enfrentarte a la justicia cuando violas las leyes estadounidenses sobre drogas al enviar toneladas de cocaína a nuestro país”, agregó la agente especial.

Según los documentos federales, “Tony Hernández estaba al mando de miembros fuertemente armados del ejército y de la Policía Nacional Hondureña; vendió ametralladoras y municiones a narcotraficantes, algunas de las cuales obtuvo del ejército hondureño; controló laboratorios de cocaína en Colombia y Honduras; aseguró millones de dólares en ingresos provenientes de la droga para las campañas del Partido Nacional de Honduras en relación con las elecciones presidenciales de 2009, 2013 y 2017; y ayudó a causar al menos dos asesinatos.”

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*