De película: sociedad de JOH y Geovanny Fuentes ingresó barcos cargados de base de cocaína para procesar en Honduras, según Fiscalía de NY

En un documento presentado este martes 25 de agosto del 2021 ante el juez Kevin Castel, la Fiscalía de Nueva York señaló contundentemente que Geovanny Fuentes Ramírez “entró en una sociedad de tráfico de drogas con el presidente Hernández para inundar los Estados Unidos con cocaína”.

El documento llamado “sentencing submission” indica que Fuentes Ramírez debe recibir una sentencia de cadena perpetua debido a que traficó cantidades masivas de cocaína con protección de militares, policías e incluso de la presidencia de Honduras.

El relato de la Fiscalía de Nueva York incluye datos que parecen sacados de una película de narcos, como al arribo de barcos cargados de base de cocaína para producir el alcaloide en Honduras, con el conocimiento y la protección del propio presidente de Honduras.

“El imputado era un narcotraficante violento que producía y distribuía miles de kilogramos de cocaína para su importación a Estados Unidos. Fue un actor clave en el narcotráfico patrocinado por el Estado que ha plagado a Honduras. Para lograr este nivel masivo de distribución de drogas, el acusado estableció un laboratorio que producía enormes cantidades de cocaína, alimentada por barcos cargados de base de cocaína de contrabando que llevaba desde Sudamérica, para enviar cocaína a los Estados Unidos”, dice un fragmento del largo documento presentado por la Fiscalía.

“La corrupción del acusado alcanzó el nivel más alto del Gobierno de Honduras. Entró en una sociedad de tráfico de drogas con el presidente Juan Orlando Hernández Alvarado (“Hernández”) para inundar los Estados Unidos con cocaína; para, como dijo el presidente Hernández, ‘[meter] las drogas en las narices de los gringos'”, señala la Fiscalía.

Según los fiscales, las Fuerzas Armadas hondureñas también han jugado un papel clave en el narcotráfico al brindar protección a los cargamentos de cocaína, obedeciendo las órdenes ilegales de su Comandante General, Juan Orlando Hernández.

“El trato (con Hernández) hizo intocable al acusado: sus drogas recibieron un paso seguro, cortesía del ejército hondureño; fue protegido de la investigación en Honduras; y, quizás lo más importante para el acusado, de la extradición a los Estados Unidos”, prosigue el documento.

“Fuentes Ramírez se asoció con algunos de los cárteles de la droga más poderosos de Honduras y México para transportar y vender su cocaína; compró protección de altos funcionarios del gobierno hondureño, personal militar y policías; hombres armados con armas de grado militar, incluidas ametralladoras; y, con sus propias manos, se involucró en actos de violencia crueles y mortales. En resumen, el acusado sobornó a los que pudo y mató a los que no pudo”, aseguran los fiscales de Nueva York.

Con información de Pro-Honduras Network

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *