Cadena de distribución de JOH y sus socios comenzaba con la importación de pasta base de cocaína de Sudamérica, según Fiscalía de Nueva York

El presunto narcotraficante, Juan Orlando Hernández, era parte de una organización transnacional que importaba pasta base a Honduras, para la producción de cocaína y posterior envío a los Estados Unidos, señala un documento de la Fiscalía de Nueva York.

El documento de cincuenta y seis páginas, con fecha 21 de mayo del 2021, surge como respuesta de la Fiscalía a una petición de la defensa del narcotraficante Geovanny Fuentes Ramírez de repetir el juicio en el que su cliente fue encontrado culpable.

Según el documento judicial, Fuentes Ramírez “compró cocaína y base de cocaína a proveedores en Sudamérica, y vendió al Cartel de Sinaloa, a Pluto y a (Juan Orlando) Hernández“.

Edgar Ríos, alias “Pluto,” era un supuesto narcotraficante a quien, según fiscales, Geovanny Fuentes Ramírez y Melvin Sandres lo mandaron a matar.

La Fiscalía neoyorkina además indica que las operaciones de Fuentes Ramírez y Juan Orlando Hernández eran parte de una “cadena masiva de distribución de cocaína”, cuyo objetivo final era importar la droga a territorio estadounidense.

Juan Orlando Hernández ha sido vinculado a narcolaboratorios en Honduras

En el juicio de Geovanny Fuentes Ramírez, un testigo declaró que en una reunión, Hernández le dijo a Geovanny Fuentes que estaba interesado en acceder a su laboratorio de cocaína por su proximidad a Puerto Cortés, un puerto de embarque clave en la costa norte de Honduras, que se encontraba a minutos del laboratorio.

El excomisionado de la Policía Nacional, Leandro Osorio, también ha asegurado que un narcolaboratorio que desmanteló junto a un equipo de fuerzas especiales en La Iguala, Lempira, en el año 2014, pertenecía al “cartel de los Hernández Alvarado”.

Osorio es un experimentado exjefe policial, cuya carrera como investigador data de los años 90, cuando fue asignado para entrenar a los investigadores del recién formado Ministerio Público.

Posteriormente se desempeñó como jefe de la unidad antisecuentro, jefe del Comando de Operaciones Especiales COBRAS y luego Director de Investigación Criminal y Director de Servicios especiales de Investigación. Finalmente Osorio ostentó el cargo de Jefe de Inteligencia de la Policía Nacional.

“Yo pienso que ese fue el primer narcolaboratorio que hubo en Honduras”, aseguró el exjerarca policial.

El exjefe de inteligencia contó que la plantación abarcaba aproximadamente una manzana y estaba cubierta completamente por una doble “malla sarán”. Además cada planta estaba iluminada muy de cerca por una lámpara, esto para favorecer su rápido crecimiento, según explicó Osorio.

El sembradío estaba compuesto por varios miles de plantas de coca, marihuana y amapola, las cuales estaban protegidas de la luz ultravioleta, de plagas, así como de la vista aérea, relató el exjefe policial.

“Quedamos sorprendidos los fiscales y técnicos de inspecciones oculares que desmantelados ese narcolaboratorio”, aseguró Osorio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *