“Ahora si nos hundieron”: Jacobo Atala se expresó como si fuera parte del grupo que asesinó a Berta Cáceres

“Ahora si nos hundieron del todo”, exclamó el banquero Jacobo Atala la mañana del 2 de mayo del 2016, al enterarse del arresto de uno de sus empleados por el asesinato de Berta Cáceres.

El audio de la llamada donde Roberto David Castillo le dio la mala noticia al prominente empresario, forma parte de las pruebas presentadas durante el juicio en contra de Castillo, quien fue encontrado culpable este 5 de julio.

“No puede ser”, repetía Atala, mientras su empleado de confianza le informaba que la ATIC se encontraba en la casa de Sergio Rodríguez, quien posteriormente fue condenado junto a otras seis personas.

Durante la llamada, Atala y Castillo se escuchaban muy preocupados por la captura en proceso de Rodríguez, además conversaron acerca de los motivos y pruebas que el Ministerio Público podría tener.

“Lo pongo en alerta”, le dijo Castillo a Atala, quien respondió: “no se qué hacer, ahora si me agarraste fuera de base”.

Luego de esto, Jacobo Atala planteó la posibilidad de comunicarse con Julián Pacheco Tinoco, actual Ministro de Seguridad, con Oscar Chinchilla, Fiscal General y  Rigoberto Cuellar, Fiscal Adjunto.

Los Atala ofrecieron 4 millones para que David Castillo se defendiera en libertad.

Cabe recordar que en el pasado mes de septiembre, la familia Atala ofreció pagar una fianza de 4 millones de lempiras a través de su banco BAC Credomatic, para que David Castillo se defendiera en libertad.

Según la defensa, la solicitud se hizo “en virtud de que se ha vencido a la fecha el término de la prisión preventiva, y siendo que el delito de asesinato fue excluido por la reforma al artículo 184 del Código Procesal Penal”.

“También considerando el Artículo 93 de la Constitución de la República, el cual establece de manera expresa que aún con el auto de formal procesamiento, ningún imputado puede ser llevado a prisión si rinde garantía suficiente”, argumentó la defensa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *