Univisión señala politización de ayudas y “corrupción desenfrenada” de gobierno de JOH

En un reciente artículo escrito por el periodista David Adams para la influyente cadena internacional de habla hispana, Univisión, se plantean los enormes desafíos que enfrenta Honduras en el actual contexto de la crisis humanitaria generada por la pandemia y dos ciclones tropicales que devastaron la región.

La recuperación del país centroamericano se avizora cuesta arriba debido a la desbordante corrupción y poca credibilidad de su gobierno, que desmotivan a la comunidad internacional a desembolsar recursos económicos debido a la poca probabilidad de que estos sean bien invertidos.

“El actual presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, es conocido por politizar los programas de asistencia del gobierno, que se han visto teñidos por una corrupción desenfrenada”, dice David Adams en su informe para Univisión.

Según Moisés Starkman, exministro de Cooperación Internacional del país, “el principal problema del gobierno es la falta de credibilidad y la percepción de corrupción”.

Para desgracia de Honduras, a estas alturas ya es de sobrado conocimiento internacional que Hernández enfrenta serias acusaciones por parte del Departamento de Justicia de Estados Unidos de conspirar con narcotraficantes para financiar sus campañas políticas.

La reciente condena de su hermano Tony Hernández en un tribunal de Nueva York por varios cargos relacionados con narcotráfico terminó de tirar por la borda la poca confianza que un reducido sector de la población del país aún mantenía en Juan Orlando Hernández.

“Debido a su historial de corrupción pública, Honduras no calificó a principios de este mes para recibir asistencia especial del gobierno de Estados Unidos para combatir la pobreza en el marco de Millenium Challenge Corporation (MCC). Bajo una clasificación de MCC, Honduras no cumplió con 10 o 20 estándares, incluido el control de la corrupción, el estado de derecho y la eficacia del gobierno” , señala Adams.

Pero por si eso fuera poco, la administración Hernández también enfrenta serias acusaciones por mal manejo de los fondos de emergencia para la respuesta a la pandemia, incluido un escándalo por un contrato de 48 millones de dólares para siete hospitales móviles comprados en Turquía, los cuales aún no están en funcionamiento.

“Los críticos del gobierno dicen que el presidente Hernández ha favorecido la lealtad política sobre la experiencia. En octubre nombró a Max Gonzáles. un ex rapero de reguetón que se hacía llamar ‘Killa’ como jefe de la Oficina Nacional de Manejo de Emergencias (COPECO)”, añade el informe.

1 comentario

  1. No cabe la menor duda que el pueblo Hondureño se enfrenta al más descarado “Robo”por parte de este genocida Gobierno controlaso por éste corrupto que nos”gobierna”, han hecho piñata con las ayudas y donaciones internacionales.en mi opinión, son criminales.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*