Más de 8 mil millones le robaron al pueblo Hilda y JOH, según investigación

Según una investigación del medio internacional InSight Crime, mucho antes de que Juan Orlando Hernández  asumiera la presidencia y su hermano Tony comenzara a trasegar drogas por las principales rutas de tráfico de cocaína del país, su hermana Hilda Hernández  se abrió camino en las filas del Partido Nacional.

Comenzó a los 36 años, durante la administración del presidente Ricardo Maduro (2002-2006), pero su carrera política despegó realmente cuando fungió como secretaria de Desarrollo e Inclusión Social en el mandato de Porfirio Lobo (2010-2012).  

Como ministra, su tarea era coordinar el desembolso de dineros públicos para programas sociales. Su cargo le daba las herramientas para crear una potente fuerza política: una red de organizaciones no gubernamentales (ONG) y empresas de papel mediante las cuales podía canalizar recursos destinados por el gobierno.

Esas ONG y empresas firmaron contratos con el gobierno para proyectos de desarrollo social. Parte del dinero se invirtió en esos proyectos, pero, según las investigaciones realizadas por la Unidad Fiscal Especial contra la Impunidad de la  Corrupción (UFECIC)  y la Misión de Apoyo  contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras  (MACCIH), las dos entidades encargadas de investigar la corrupción en Honduras, parte del dinero se desvió a políticos y campañas políticas, incluida la del hermano de Hilda, Juan Orlando, en su campaña a la presidencia en 2013.

Específicamente, un funcionario de alto rango del gobierno, que trabajó en la investigación, dijo a InSight Crime que Hilda creó unas 279 fundaciones. Desde ellas, creen los investigadores que pudieron haberse malversado hasta US$360,6  millones (8,777 millones de lempiras) de dineros públicos.  

Desde el comienzo fue un asunto familiar. Hilda solicitaba dinero para proyectos por medio de lo que se conocía como el Fondo de Desarrollo Departamental. Ese fondo era controlado por el Congreso, cuyo presidente en esa época era su hermano Juan Orlando.  El Congreso autorizaba la entrega de los fondos a las fundaciones. Ese dinero se desviaba a las cuentas personales de políticos o era cobrado en efectivo por cómplices de Hilda.  

 Según una  investigación de Univisión,  algunos proyectos eran pequeños (como la distribución de útiles escolares) y por ende difíciles de rastrear. En otros casos, se otorgaron contratos a ONG para asuntos como pesticidas y fumigación, cuando las ONG se decían especializadas en desarrollo juvenil. Según Univisión, 360 políticos y funcionarios de gobierno activos y retirados se beneficiaron de ese esquema.  

“Se robaron todo el dinero”, comentó a InSight Crime un funcionario que trabajó en las investigaciones al hacer referencia al dinero apropiado por la ministra. 

El caso era tan grande que las autoridades lo dividieron por partes. Un documento presentado por la MACCIH y la UFECIC a las cortes hondureñas en junio de 2018 mencionaba dos organizaciones, Dibattista y Todos Somos Honduras, que según las investigaciones malversaron US$12 millones.

El dinero, relataron los investigadores, se dirigió a las campañas políticas de los partidos Nacional y Liberal en 2013. El caso se conoce como la “Caja de Pandora”. En esos documentos de la corte no se mencionaban los nombres de Hilda ni de Juan Orlando Hernández.

Fue solo hasta después de que Fernando Suárez, uno de los cómplices de Hilda Hernández, que cobraba pagos para ella, se entregó a las autoridades en noviembre de 2018 que se conectó a la familia. Suárez —que figuraba como  representante legal de las dos fundaciones mencionadas por la MACCIH y la UFECIC— dijo que parte de esos dineros se usaron para respaldar las campañas políticas de Juan  Orlando  Hernández.  

La declaración de Suárez vinculaba a dos presidentes con el esquema de corrupción. Según Suárez, en la administración de Porfirio Lobo se desviaron los fondos a las ONG. El dinero se retiraba en cuanto era depositado en las cuentas de las fundaciones.  

“Era muy simple:  se retiraba el dinero en efectivo y se llevaba en vehículos del servicio secreto”, contó Suárez a las autoridades, para referirse a la guardia presidencial de Lobo.  

No se sabe con claridad qué sucedía a partir de ahí, pero los fiscales afirman que el dinero iba a los bolsillos particulares de los políticos y a las arcas del Partido Nacional.  Por su parte, Lobo ha negado las acusaciones y ha dicho que Suárez es un “testigo fabricado”. 

Además de eso, Suárez declaró que fue Hilda Hernández quien le dio la instrucción de dirigir los pagos a la campaña de su hermano. Ella nunca retiró el dinero ni hizo los pagos por sí misma, para que su nombre no apareciera en ningún documento, señalan los investigadores. Sin embargo, según Suárez, cuando el dinero entraba al Partido Nacional era ella quien lo manejaba.   Hilda Hernández falleció en diciembre de 2017 en un accidente aéreo.

La campaña presidencial parecía difícil, y Suárez dijo que el dinero “fue indispensable” para la campaña de Hernández en 2013. Hernández ganó con el 37 por ciento de la votación, un margen mayor de lo esperado.  

Lea el artículo original aquí: https://es.insightcrime.org/investigaciones/partido-crimenes-caso-partido-nacional-honduras/

2 comentario en “Más de 8 mil millones le robaron al pueblo Hilda y JOH, según investigación

  1. Excelente trabajo el de Insight Crime,pone en claro muchas cosas sobre las que habian algunas dudas.
    Les falto poner que el esposo de La Lempirita (asi le decian a Hilda en El Zamorano)Jean Marie de Pereycave estaba entre los acusados del Caso Pandora.
    Talvez en una entrega posterior nos informan sobre como cayo en desgracia el General Sabillon.

  2. Excelente investigación, primeramente Dios estemos cerca de la caída de toda estas estructuras delictivas. Estos han sido la desgracia de este hermoso pueblo. Les esta llegando el final y toda caída es fuerte. Estemos preparados para levantarnos pueblo y reestructurar este país, reencausar el camino por donde siempre debió transitar. La crónica de una muerte anunciada esta cerca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *