Joaquín López Dóriga: “son graves acusaciones de EE.UU. hacia el presidente de Honduras”

El conocido periodista mexicano Joaquín López Dóriga se refirió a los recientes documentos revelados por la fiscalía del Distrito Sur de Nueva York, asegurando que en su contenido hay “graves acusaciones” contra el mandatario de Honduras Juan Orlando Hernández.

Los fiscales acusan a Hernández de proteger al narcotraficante hondureño Geovanny Fuentes Ramírez a cambio de grandes sumas de dinero proveniente del tráfico de cocaína.

Las autoridades estadounidenses aseguran que Hernández dijo en una reunión que quería hacer creer a Washington que Honduras estaba combatiendo el narcotráfico, pero que en realidad iba a eliminar la extradición al país y “meterles drogas por las narices a los gringos”, en referencia a una supuesta voluntad de “inundar Estados Unidos con cocaína”.

Los documentos de la Fiscalía dicen que Fuentes Ramírez trabajó con otros traficantes de drogas violentos a gran escala para importar miles de kilogramos de cocaína a los Estados Unidos. Para lograr este nivel masivo de distribución de droga, Ramírez recibió protección de altos funcionarios y militares hondureños.

Ramírez controlaba un laboratorio de cocaína que utilizaba para fabricar cientos de kilogramos de cocaína por mes; utilizó pistas de aterrizaje clandestinas que recibieron aviones cargados de droga; sobornó a políticos, al menos a un juez y a funcionarios encargados de hacer cumplir la ley; y participó en actos de violencia, incluido el asesinato.

Fuentes Ramírez ganó enormes sumas de dinero ensangrentado a través de su atroz conducta. También se asoció con altos funcionarios políticos y militares para facilitar sus actividades de tráfico de cocaína en un país que ha sido devastado por la violencia relacionada con las drogas.

Aproximadamente en 2013, Fuentes Ramírez sobornó a un político de alto rango, al que se hace referencia como CC-4, identificado como Juan Orlando Hernández, para que favoreciera sus actividades de narcotráfico.

Durante las reuniones con Juan Orlando Hernández, Fuentes Ramírez acordó informar directamente a su hermano, el narcotraficante convicto Tony Hernández, y trabajar con ambos para usar el laboratorio de cocaína de Fuentes Ramírez para importar cantidades masivas de
cocaína a los Estados Unidos.

De hecho, como lo expresó Juan Orlando Hernández, ellos querían “meter las drogas en las narices de los gringos” al inundar los Estados Unidos de cocaína. Fuentes Ramírez creía que con sus poderosos aliados podía operar con total impunidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *