Portada » “¿Cuándo impondrá EE.UU. sanciones basadas en evidencia de los juicios en Nueva York?”: periodista de EE.UU.

“¿Cuándo impondrá EE.UU. sanciones basadas en evidencia de los juicios en Nueva York?”: periodista de EE.UU.

El periodista estadounidense Matthew Lee, fundador del medio Inner City Press, piensa que Estados Unidos debe imponer sanciones a hondureños basándose en las evidencias reveladas en los juicios que se han llevado a cabo en Nueva York.

Lee es un abogado, escritor y periodista de Washington acreditado en las Naciones Unidas que ha dado una amplia cobertura durante varios juicios contra hondureños en los Estados Unidos.

La reacción de Lee se da luego del anuncio de nuevas sanciones, esta vez por el gobierno del Reino Unido, contra el diputado nacionalista Oscar Ramón Nájera.

“En Honduras, entonces, ¿cuándo impondrá Estados Unidos sanciones basadas en la evidencia de los juicios de la corte del Distrito Sur de Nueva York?”, preguntó el comunicador.

El periodista también criticó el hecho de que los funcionarios de la ONU se nieguen a dar declaraciones sobre las menciones que se han hecho contra altos funcionarios hondureños en varios procesos judiciales en los Estados Unidos.

Es importante señalar que el personaje que ha sido más mencionado en dichos juicios ha sido el gobernante hondureño, Juan Orlando Hernández, a quien los fiscales señalan como líder de una violenta organización criminal que ha enviado cocaína a los Estados Unidos durante al menos una década.

Su hermano, Juan Antonio Hernández Alvarado, alias “Tony Hernández”, de 42 años, fue sentenciado a cadena perpetua en prisión por delitos de importación de cocaína, armas y falsa declaración y condenado a pagar $ 138,5 millones.

Un comunicado de la DEA emitido luego de la sentencia señala que “Tony Hernández, junto con su hermano Juan Orlando Hernández, desempeñó un papel de liderazgo en una violenta conspiración de tráfico de drogas patrocinada por el Estado.   Durante un período de 15 años, Tony Hernández fabricó y distribuyó al menos 185.000 kilogramos de cocaína que se importó a Estados Unidos.”