Agente especial de la DEA: “amenazaron el estado de derecho y operaron con total desprecio por la vida humana”

Nuevos documentos de la Fiscalía de Nueva York en el caso de Geovanny Fuentes Ramírez, con fecha 5 de febrero del 2021, los cuales fueron obtenidos por Pro-Honduras Network, señalan al gobernante de Honduras de “conducir negociaciones de tráfico de drogas” con Fuentes Ramírez.

Los documentos indican que los fiscales estadounidenses ya tienen construido un caso judicial contra Juan Orlando Hernández y están presionando para que se extradite a otros involucrados en la conspiración de narcotráfico, quienes servirían como futuros testigos en un juicio en su contra.

Los fiscales alegan que “el gobierno hondureño ha proporcionado solo registros limitados en respuesta a una solicitud de tratado de evidencia relacionada con Tony Hernández, y no ha cumplido solicitudes de extradición relacionadas con otros co-conspiradores acusados, y posibles testigos contra el acusado y CC-4 (Juan Orlando Hernández) , como el coacusado Mario José Calix Hernández y el exalcalde de Honduras Arnaldo Urbina Soto”.

Con estas nuevas revelaciones cobran sentido las palabras de la agente especial a cargo de la DEA, Wendy Woolcock, quien dijo sobre Fuentes Ramírez y sus socios lo siguiente:

“El arresto de Geovanny Daniel Fuentes Ramírez es otro ejemplo de la perseverancia de la DEA para llevar ante la justicia a los asociados criminales de funcionarios públicos hondureños corruptos y agentes del orden que permitieron el tráfico de cantidades masivas de cocaína dirigidas los Estados Unidos. Estos arreglos corruptos resultaron en una violencia horrible en Honduras y más allá. La DEA continuará persiguiendo agresivamente y llevando ante la justicia a quienes participaron en estas actividades, amenazaron el estado de derecho y operaron con total desprecio por la vida humana para su beneficio económico ”.

De acuerdo con los alegatos contenidos en la Demanda contra Fuentes Ramírez , así como pruebas presentadas en el juicio de octubre de 2019 de Juan Antonio Hernández Alvarado en el Distrito Sur de Nueva York, y declaraciones en audiencia pública durante el procesamiento de Hernández Alvarado:

Aproximadamente entre 2004 y 2020, varias organizaciones de tráfico de drogas en Honduras y en otros lugares trabajaron juntas, y con el apoyo de ciertos individuos públicos y privados prominentes, incluidos políticos hondureños y funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, para recibir cargas de varias toneladas de cocaína enviadas a Honduras desde, entre otros lugares, Colombia a través de rutas aéreas y marítimas, y para transportar las drogas hacia el oeste en Honduras hacia la frontera con Guatemala y eventualmente a los Estados Unidos. 

Para protegerse de la interferencia de las fuerzas del orden y para facilitar el paso seguro a través de Honduras de cargas de cocaína de varias toneladas, Fuentes Ramírez y otros narcotraficantes pagaron sobornos a funcionarios públicos hondureños, incluidos ciertos miembros de la Policía Nacional de Honduras y del Congreso. 

Por ejemplo, Luego de un juicio en octubre de 2019 en el Distrito Sur de Nueva York, el excongresista hondureño Juan Antonio Hernández Alvarado fue condenado por tráfico de drogas, armas y declaraciones falsas por cargos relacionados con su participación en este esquema.

A partir de 2009 o alrededor de esa fecha, Fuentes Ramírez y otros establecieron y operaron un laboratorio de cocaína en el departamento de Cortés de Honduras, donde producían cientos de kilogramos de cocaína cada mes. 

Fuentes Ramírez trabajó con otros para recibir cargamentos de cocaína y transportarla, incluso utilizando aviones que aterrizaban y partían de una pista de aterrizaje clandestina que operaba cerca del departamento de Cortés. Con el fin de proteger estas grandes cantidades de cocaína y su presencia como narcotraficante a gran escala en Honduras, Fuentes Ramírez y sus trabajadores utilizaron armas de fuego, incluidas pistolas de 9 milímetros, rifles de asalto AK-47 y rifles de asalto AR-15, y recurrieron a importantes actos de violencia, incluido el asesinato. En 2012 o alrededor de esa fecha, por ejemplo, después de que las fuerzas del orden allanaron el laboratorio de cocaína de Fuentes Ramírez.

En o alrededor de 2013, Fuentes Ramírez pagó al menos aproximadamente $ 25,000 a un funcionario hondureño de alto rango al que se hace referencia en la demanda como “CC-4”, a cambio de protección contra futuras intervenciones de las fuerzas del orden público.

Hacia la época del soborno, durante una serie de reuniones entre Fuentes Ramírez , CC-4 y otros, CC-4 expresó interés en acceder al laboratorio de cocaína de Fuentes Ramírez por su proximidad a un importante puerto de embarque comercial, acordó facilitar la uso de personal de las fuerzas armadas hondureñas como seguridad para las actividades de narcotráfico e instruyó a reportar directamente a Juan Antonio Hernández Alvarado para las actividades posteriores de narcotráfico.

Un pensamiento en “Agente especial de la DEA: “amenazaron el estado de derecho y operaron con total desprecio por la vida humana”

  1. Espero que el mismo dia que este narcotraficante mal.llamado presidente deje el cargo sea capturado inmediatamente y puesto a las órdenes del gobierno americano y pague de una vez por todas los delitos cometidos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *