| | |

Univisión: «impactantes niveles de corrupción en Honduras frenan el entusiasmo de las naciones por ayudar»

El largo historial de corrupción de la administración de Juan Orlando Hernández ya es conocido a nivel internacional, socavando la confianza de los cooperantes hacia el país centroamericano. Al final el pueblo hondureño será quien pagará las consecuencias, pues la respuesta no ha sido la adecuada para semejante catástrofe.

Según señala un artículo de la cadena internacional Univisión, pese a que en estos días el mundo está golpeado en su economía por la pandemia y además hay una distracción por la disputa sobre los resultados de las elecciones en Estados Unidos, «los impactantes niveles de corrupción política en Honduras también frenan el entusiasmo de las naciones por ayudar«.

«Estados Unidos anunció 17 millones de dólares de ayuda humanitaria para Centroamérica, principalmente dedicada a ayudar a brindar refugio a familias desplazadas. El ejército de los Estados Unidos también está respondiendo con operaciones de rescate y logística de su Fuerza de Tarea Conjunta-Bravo con sede en Honduras. Pero aparte de eso, la respuesta internacional ha sido débil» , dice el reporte de Univisión.

Adriana Beltrán, experta de la Oficina de Washington para América Latina, que analiza las políticas de Estados Unidos en la región dijo: «en comparación con Mitch, la respuesta internacional ha sido lenta y, yo diría, inadecuada»

La experta además señaló que, a pesar que las muertes provocadas por Eta e Iota son mucho menores a las del huracán Mitch, el costo económico podría ser igual o peor, pues se suma al provocado por la pandemia, una sequía persistente y la «corrupción política desenfrenada en la región«.

Según las estimaciones oficiales, al menos tres millones de hondureños se han visto afectados por las dos tormentas, lo que representa aproximadamente el 30% de la población del país. Mientras que los reportes indican que la pérdida económica solo del ciclón Eta fue de unos 2,5 a 5,000 millones de dólares, es decir, entre el 10% y el 20% del PIB.

Publicaciones Similares