Honduras: humillada por el pequeño “pulgarcito” de Centroamérica

Los hondureños hemos visto con asombro como el presidente de una nación vecina de Honduras, con un presupuesto mucho menor al nuestro, está haciendo maravillas para ayudar a su pueblo a evitar contagios de Covid-19, pero también para atender a los ya contagiados; así como a paliar los estragos en la economía causados por esta pandemia.

En primer lugar, Bukele aisló al país sin presentar ningún caso confirmado, lo cual ayudó enormemente a contener la pandemia.

De hecho, fué uno de los primeros gobernantes en prohibir el ingreso de vuelos procedentes de países donde el vírus estaba presente.

Luego ordenó la suspensión de labores en la mayoría de instituciones públicas y privadas, principalmente para los ciudadanos de la tercera edad y mujeres embarazadas, además, exigió a los patronos seguir pagando el sueldo de los trabajadores.

El mandatario salvadoreño, entre otras cosas, ha habilitado excelentes instalaciones completamente acondicionadas para aislar a sospechosos de portar Covid-19, y además, ha contratado hoteles a lo largo del país para albergar a personas que carecen de un hogar.

El Gabinete Económico salvadoreño determinó suspender por tres meses el pago del servicio de la energía eléctrica, los que deberán pagar en dos años posteriormente sin ningún recargo ni afectar su récord crediticio. También ocurrirá lo mismo con el servicio del agua potable.

Además, congelaron los créditos personales, hipotecarios, tarjetas de créditos, capital de trabajo y emprendimiento, durante tres meses sin generar ningún recargo ni castigo.

Este día(21/06/2020), Nayib Bukele ha inaugurado la primera etapa del hospital mas grande de Latinoamérica para atender Covid-19.

La misma se realizó en apenas 100 días y cuenta con 400 camas de cuidados intensivos e intermedios.

Al terminar la tercera fase, el hospital contará con 1,000 UCIs y 1,000 camas adicionales, según las autoridades de salud de El Salvador.


Hospital inaugurado en El Salvador

Honduras:

En primer lugar, es bueno decir que Honduras cuenta con el presupuesto mas grande de Centroamérica, aproximadamente unos 100 mil millones de lempiras, orientados a atender la pandemia del coronavirus en el país, así como los efectos económicos de la misma.

La situación que se vive en Honduras, es completamente opuesta a la del vecino país salvadoreño, pues el mandatario Hernández tardó demasiado en restringir la llegada de vuelos al país.

Los controles en los aeropuertos dejaron mucho que desear, y las autoridades se limitaban a anotar en una lista a las personas que ingresaban al país de naciones con altos números de contagiados como España, “para futuro seguimiento”, según se informó.

Débilmente, Hernandez pidió a los empresarios del país parar las labores en sus empresas, dándose el caso de muchos que hicieron caso omiso, como el magnate de la maquila, Mario Canahuati, el cual se negó, y determinó él mismo, el día en que se cerrarían las empresas maquiladoras.

Una vez que se confirmaron varios casos en el país, Hernández habilitó unas instalaciones muy criticadas por sus malas condiciones en la Villa Olímpica, en Tegucigalpa, donde los albergados no contaban ni siquiera con jabón en los baños, según varios vídeos subidos a redes sociales.

Luego de declarar la cuarentena en las principales ciudades del país, Hernandez determinó suspenderla por todo un día, sin un plan de movilización, para que la población se abasteciera, provocando una enorme aglomeración de personas en los diferentes mercados, y sin duda, ayudando a propagarse al increíblemente contagioso Covid-19.

El mandatario hondureño ha propuesto créditos como solución a la crisis económica que ya se está viviendo en el país, ignorando que la mayoría de la población se encuentra sin un ingreso actualmente, pues en Honduras, un gran porcentaje de la población económicamente activa se dedica al empleo informal.

Sumado a esto, el empresariado hondureño está dejando mucho que desear en cuanto a solidaridad con sus empleados, pues miles fueron suspendidos y otros muchos despedidos.

Recientemente el régimen celebró la compra de un lote de equipo médico, entre ellos, ventiladores mecánicos que luego se sabría, gracias a profesionales del país, que son completamente inútiles para casos de coronavirus, pues están destinados únicamente a uso domiciliario.

Las autoridades de Honduras decidieron llevar a cabo una “apertura inteligente” de la economía en plena explosión de la pandemia, a pesar de las advertencias del Colegio Médico, lo cual ayudó a empeorar la crisis.

Honduras actualmente se aproxima a convertirse en el epicentro del coronavirus en Centroamérica, con 12, 765 casos confirmados y una tasa muy baja de pacientes recuperados.

Al día de hoy, las inversiones hospitalarias mas importantes que el régimen nacionalista ha logrado realizar han sido una carpa para triaje en villanueva Cortés a un costo de 5.5 millones de Lempiras, unas carpas y toldos colocados en el Hospital Escuela, y un centro de triaje en el local del Infop.

Centro de triaje habilitado en Honduras

2 comentario en “Honduras: humillada por el pequeño “pulgarcito” de Centroamérica

  1. En Honduras de Nada Serviría un Golpe de Estado, si La Corrupción Supura Por Todos Lados un Estado Putrefacto, Seguiría Gobernando Uno Peor, SÓLO DIOS CON HONDURAS

  2. Honduras necesita un presidente temeroso de Dios y que ame a su prójimo. Bukele es un ejemplo de ello. Ojalá lo sepan valorar sus compatriotas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *